“Se vienen cuatro años muy duros”

ARNALDO BOCCO, ECONOMISTA, EX DIRECTOR DEL BANCO CENTRAL

Integró los directorios del BCRA y el BICE durante los gobiernos de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Asegura que por concepción ideológica, el gobierno actual está priorizando la renta financiera en detrimento de la industria y las economías regionales.
Tras cumplirse los seis primeros meses de gobierno de Cambiemos, el economista Arnaldo Bocco define la actualidad de la economía como “un cambio de 180 grados” respecto a la política de las autoridades anteriores. Las modificaciones de la que habla el ex director del Banco de Inversión y de Comercio Exterior (BICE) son la apertura de la economía, la devaluación al estilo Prat Gay, las tasas de interés elevadas del Banco Central, el fuerte incremento en las tarifas y el arreglo “precipitado y caro” con los Fondos Buitres.
“Esto nos lleva a transitar una antesala de cuatro años que va a tener este gobierno muy duros para la sociedad argentina, porque no es la pesada herencia la que define esto, sino que es la concepción ideológica, política y estructural y la forma en que conciben el funcionamiento de la economía, el alineamiento internacional, los aliados y los sectores a los que privilegia”, explicó.
-¿A qué se refiere?
-El gobierno, se ha dicho hasta el hartazgo, está integrado por grandes gerentes de compañías internacionales, pero ve el país como un negocio y este es el punto más delicado que tengo como diferencia, porque esto no es un negocio. Somos 42 ó 44 millones de argentinos que vivimos en una sociedad, con una serie de problemas y que trascendemos el negocio. Cuando una economía se convierte en excluyente -porque en un negocio participan solo dos partes y el resto mira- los que quedan afuera, la segunda, tercera o cuarta vez que quedan afuera, empiezan a reclamar que los incluyan en el asado y no mirarlo desde el alambrado.
-Desde muchos sectores se decía que era necesario introducir cambios en la economía.
-¿Era necesario llevar las tarifas al lugar donde las llevamos? ¿Era necesario pagar mil millones de dólares más a los fondos buitres? A mí me parece que era necesario corregir algunas cosas. Supóngase que incluso puede ser arbitrario el tema de la devaluación, probablemente era necesario bajar retenciones, mejorarle la competitividad al campo, pero después les metió la mano en el bolsillo y les sacó 20 mil millones de pesos con el aumento en los combustibles. Lo que les diste de un lado, se los sacaste del otro. Creo que todo esto generó una crisis innecesaria en materia de economía interna. ¿Usted cree que Argentina no está en condiciones de producir naranjas, carne de cerdo o huevos? Y los estamos importando. Estamos importando fruta desde países europeos, cuando eso se produce localmente. No digo que cerremos la importación, pero traigamos lo que no se produce acá.

Improvisación.
Bocco asegura que mantuvo reuniones con funcionarios del actual gobierno, incluso con ministros. Es decir, pudo escuchar en primera persona lo que dicen y piensan. “La verdad es que hay una gran improvisación. Hay medidas que se toman por ADN, para cambiar y demostrar que no es un gobierno peronista y que es distinto del anterior. Mientras tanto se subió la deuda externa casi en 26 ó 27 mil millones de dólares más en pocos meses. La actividad económica cayó. Este año el PBI cayó el 2%. Después de agosto la tasa de desempleo va a estar entre 10 y 12% y el gobierno recibió el país con una tasa muy inferior a ese valor. El freno que tiene la economía es muy alto, era innecesario hacerlo de esta manera”, graficó.
El economista aseguró que la situación de los sectores de la población más vulnerables se está deteriorando muy rápidamente. En ese sentido, sostuvo que ha visto al gobierno actual “muy insensible” en ese aspecto y, a la vez, “demasiado declamativo”. “Acá no hacen falta anuncios, sino concreciones”, planteó.
-¿A qué llama improvisación?
-Le doy un ejemplo. Los funcionarios del Ministerio de la Producción estuvieron dando una conferencia ante la mesa directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA). Allí le transmitieron a los asistentes que habían recibido un pendrive con toda la información de parte del gobierno que se había ido en materia de lo que había en comercio exterior, de lo que era posible de importar, de las proyecciones de cada empresa y los pedidos de autorización para importar de cada empresa. El funcionario que lo recibió dijo que no le fue posible abrir el pendrive y que, entonces, autorizó todos los pedidos de importación, sin mirar qué era necesario aprobar para que la economía no se desajustara. Pero esto lo dice un ministro de la Producción cuyo Jefe de Gabinete (Marcos Peña) es el hijo del presidente de la Cámara de Importadores de la Argentina, entonces, la asociación está muy cercana. Si no lo podía abrir él, porque es un negado en cuestiones de tecnología, que lo abra un especialista.
-¿Y las inversiones que se prometieron?
-En estos meses ha ingresado dinero de argentinos que lo tenían en el exterior, en sociedades off shore, en forma de fondos, en forma financiera, también de grandes bancos internacionales de inversión, pero ninguno vino a la economía real. Los fondos que vinieron son los que vinieron con los gobiernos de Duhalde, de Néstor y de Cristina. Son las inversiones que están comprometidas históricamente, salvo aquellas nuevas, como el endeudamiento que Argentina tomó para obras públicas, como el caso de China. El gobierno de Macri también abordó mal estas inversiones cuando pensó que podía cortar esos contratos y ni siquiera los había leído. Cuando Macri se reunió con el presidente Chino en Washington, recibió una catarata de retos de parte de China. Los chinos le advirtieron que si cortaban esos contratos unilateralmente, Argentina le tenía que devolver a China toda la plata y el dinero de la línea swap con el Banco Central. Imagínese el nivel de improvisación.
Bocco explicó que, por ahora, los dineros que están ingresando a Argentina desde el exterior son los capitales golondrina interesados en la fabulosa renta financiera que ofrece la condición actual del país. “Hoy hay un dólar planchado, entonces el inversor viene, cambia sus dólares por pesos, invierte en Lebac o en otros títulos a una tasa muy alta y se gana en un mes lo que en el mundo desarrollado se gana en un año. Está cuatro meses en Argentina, ganó en pesos el equivalente al 12% en dólares, vuelve a cambiar sus pesos a dólares y se fue. Es una cosa que ya vimos en la década del noventa y con la dictadura militar, cuando se instaló la patria financiera en Argentina. Estamos en un esquema muy parecido”, describió.

Funcionarios incalificados.
Bocco dijo que no ve en el gobierno de Macri personas con las calificaciones suficientes para abordar y negociar con los actores de la economía desde el Estado. “Cuando el ministro de Economía, en el Día del Periodista, les dice a los periodistas que está esperando que el Banco Central baje las tasas de interés, porque él no tomaría un crédito a esa tasa, me parece que le está mandando un mensaje durísimo a la sociedad. Los empresarios saben leer esa información y no toman mañana un crédito a una tasa del 40 ó 50% salvo que estén con el agua al cuello”, reflexionó.

Compartir