“Se vivió una represión brutal”

PAMPEANAS EN EL ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES DE ROSARIO

La referente de la Asociación Trabajadores del Estado, Roxana Rechimont, lamentó el “tristísimo” episodio de represión sobre los participantes de la manifestación. Anunció la elección de la sede para el 2017, que será la provincia de Chaco.
Roxana Rechimont, conocida dirigente de ATE, participó del 31º Encuentro de Nacional de Mujeres, en Rosario. Antes de regresar, la sindicalista dialogó con LA ARENA y explicó cómo vivió la represión policial, durante la manifestación que reclamaba “la legalización del aborto, igualdad en las condiciones laborales y el fin de los estereotipos insalubres para la sociedad”.
Rechimont indicó que “la verdad, (fue) lamentable lo que sucedió ayer (por el domingo) con las compañeras que participaban de la marcha, fue brutal, con toda la fuerza de la policía especial y sin ningún sentido porque la catedral estaba toda cubierta y forrada con nylon. No había peligro de romper nada y la provocación, como siempre de los católicos afuera, que pasaron y gritaron, hizo que comenzara a salir la policía desde atrás de unas murallas que habían colocado y reprimieron a todos, porque la plaza estaba llena de gente”, manifestó.
Destacó que pudo apreciar lo ocurrido porque “nosotros estamos en un hostel de enfrente (a la catedral rosarina), así que pudimos ver absolutamente todo: a la prensa, al que cruzaba con sus hijos que habían participado autoconvocadas en la marcha, un desastre que pensábamos que podía ocurrir en Rosario porque sabemos el gobierno y la policía que tiene”.
Asimismo, recalcó que “en los años que vengo participando de los encuentros, no había presenciado tan brutal represión como fue esta vez y además, sin sentido porque en otras ocasiones ha pasado pero esta vez (la Catedral) estaba hasta plastificada”, aseguró.

Especiales
Rechimont agregó que “estuvimos bastante custodiados por grupos especiales, en ningún momento permitimos que se mezclaran dentro de la marcha; ya ha pasado y lo hacen justamente para violentar: el grupo que empezó a tirar botellas y esas cosas eran hombres; son infiltrados y lo sabemos”. Aseveró que todo terminó alrededor de la medianoche.
La represión “duró una hora y media y no fue solamente en la catedral, sino en distintos lugares de los alrededores de la concentración, corrían a cualquiera porque todos los hacían en la desesperación, la policía reprimía a todo lo que se movía y fue una locura, tristísimo porque los medios importantes nacionales sólo levantan eso”, lamentó.
“No se vio todo lo que pasó durante dos días y medio”, reclamaba Rechimont.
Desde ATE partió un grupo de mujeres oriundas de Realicó, Santa Rosa y Parera; también se sumó una comitiva de distintas agrupaciones, como CTA, y desde ATE se congregaron unas 100 mujeres de distinta ideología y pertenencia a grupos sociales, sindicales y ONG’s.
En horas del mediodía del lunes, estaban a punto de emprender el regreso a la capital pampeana. “Hubo algunos problemas en el cierre porque llovía a cántaros y no se podía poner sonido. Como se pudo, se concretó porque la lluvia no nos paró y se eligió la próxima sede, para la misma fecha del próximo año, que será en Chaco”, concluyó.

Compartir