Se llevó a su hijo sin autorización

Natalia Gómez y su infierno vuelven a ser noticia. La mujer de 31 años que se hizo conocida en diciembre de 2012 por haberse encadenado al mástil de la Municipalidad -cuando reclamaba por la tenencia de sus hijos- fue demorada el sábado, luego de que se llevara sin autorización a una de niña del hogar adonde conviven con una familia sustituta.
Tras la denuncia por la desaparición del menor, la policía fue hasta su casa y la allanó. Allí encontraron una escopeta calibre 14 y municiones de distintos calibres -11/25, 38 largo, 30/60, 32, 22 y 9 milímetros-. Luego del operativo, la menor quedó a cargo de la Dirección de Niñez y Adolescencia, que depende del Ministerio de Bienestar Social de la provincia.
En el año 2010 la Justicia inició una causa para apartar a los menores del núcleo familiar porque “era un ambiente violento” y porque los menores “tenían problemas en la escuela” y “no estaban bien atendidos”. Desde entonces Gómez ha intentado por distintos medios acercarse a sus hijos y sin embargo, no siempre eligió el camino correcto.

Apariciones.
Solo este año Natalia Gómez apareció varias veces en las páginas policiales: en junio se acercó a la redacción de este diario para dar a conocer su historia y manifestar la tristeza que sentía por no poder tener a sus chicos -de 15,10 y 5 años- en su casa. También despotricó contra la Dirección de Niñez y Adolescencia.
“Yo quiero que ellos estén conmigo. Ellos son lo único que tengo. Si no me los entregan voy a poner una carpa, me voy a encadenar o voy a cortar una ruta”, relató entonces.
El 19 de octubre, Natalia fue baleada en uno de sus brazos por otra mujer. Ocurrió en su propia casa, ubicada en la calle Donati al 1100 de esta ciudad, en medio de un misterioso episodio en el que también le balearon el frente de la vivienda. Al día siguiente, un desconocido arrojó por una de las ventanas una bomba molotov. Los daños no fueron graves: solo se quemó parte del comedor de la vivienda.