Se manifestaron 1.500 personas por el aumento salarial

La jornada de paro y movilización se desarrolló como lo acostumbra habitualmente la Mesa Intersindical: se concentraron en la Plaza San Martín y marcharon hasta el Centro Cívico. Allí se encontraron con los docentes de Utelpa, AMET y Sadop, para escuchar los discursos de todos los gremios convocados.
Alrededor de las 9.30 comenzó a llegar todo el personal a la plaza central de la ciudad. Estaba el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), algunos trabajadores de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE), trabajadores de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), los docentes agrupados en la corriente Carlos Fuentealba, Luz y Fuerza Santa Rosa y Guatraché (LyF), la juventud de la CTA (Central de Trabajadores Argentinos), representantes del hospital Rancul, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de Santa Rosa, Realicó e Ingeniero Luiggi; porteros de escuela y el PTS (Partido de Trabajadores Socialistas).
A las 10, cuando el termómetro municipal marcaba exactamente 10 grados, arribaron los trabajadores de Canal 3, la corriente docente 9 de Abril y avanzando por Coronel Gil llegaban los trabajadores del área de salud: el Sindicato de Trabajadores de Salud Pública (Sitrasap) y los Profesionales del Molas. Se unieron a la columna que ya comenzaba a marchar y a continuación, lo hicieron los trabajadores del Sindicato del Personal de Obras Sanitarias (Sipos), los empleados judiciales y el personal del Instituto de Seguridad Social.
Julio Acosta, secretario general de LyF, dialogó con LA ARENA previo al inicio de la marcha y habló sobre las últimas declaraciones del intendente Luis Larrañaga, de que no descontaría los días de paro a sus trabajadores. El sindicalista expresó que "presuntamente, el más antidemocrático de todos responde como en los tiempos de la democracia, el resto como el Superior Tribunal con esa acordada, se han convertido en cómplices de políticas de ajuste, porque nosotros salimos a reclamar por una necesidad. El Tribunal convalida el castigo a los que reclamamos", puntualizó y adelantó que el análisis del alcance de las medidas se realizará el próximo viernes, luego de la manifestación planteada para hoy en General Pico.
Ricardo Araujo, secretario adjunto de ATE, se refirió a la unión con los docentes para canalizar los reclamos hacia el gobierno provincial y declaró: "los trabajadores tenemos que estar unidos, diferenciándonos de los problemas que podamos tener los dirigentes. Nos parece fantástico que se sumen los compañeros docentes e intentaremos mantener esa unidad". Sobre los descuentos que decidió no aplicar Larrañaga, dijo que "ningún intendente descontó días de paro y se diferencian de la postura del gobierno, que lastima a los trabajadores mostrando el desprecio que tiene hacia ellos", finalizó.

Manifestación.
La marcha se inició a las 10.20 y se reunió en la esquina de San Martín y 25 de Mayo con los trabajadores del Registro Civil. Confluyeron en la rotonda del Centro Cívico, donde los aguardaban los empleados del sindicato Vial (Sitravip), los trabajadores de Rentas, Contaduría General, Servicios Generales, Ministerio de Producción, los legislativos representados bajo el gremio APEL y también los empleados del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV).
En la explanada de Casa de Gobierno ya pasadas las 10.30, se encontraban apostados los docentes de Utelpa con carteles de la escuela especial dos, la Dirección de Personal Docente y se sumaron los jubilados del período 1996-2010, junto a representantes del programa Madres Subsidiadas. Los organizadores estimaron que participaron de la protesta alrededor de 1.500 manifestantes.
El acto tuvo lugar en las afueras de la sede gubernamental, fuertemente custodiada, al grito, por micrófono, de "paritarias para todos los sectores" y reclamos docentes como más inversión para la Ley de Educación y una fuerte negativa frente a la resolución enviada el martes por el Ministerio de Educación sobre la caja curricular para el secundario. En el medio, desfilaron los discursos de todos los secretarios gremiales de las entidades presentes y se finalizó con la entrega de un petitorio por parte de la Mesa Intersindical y otro de Utelpa al secretario general de la Gobernación Raúl Ortiz, que salió de Casa de Gobierno para recibir los documentos.
La disolución del encuentro se produjo alrededor de las 12 y hubo un pequeño incidente con la quema de gomas que se sucedió frente a la rotonda del Centro Cívico. Una docente, evidentemente molesta, recriminó esa forma de protesta, "porque contamina y no enseña a nuestros hijos a luchar con inteligencia". El altercado no pasó a mayores y la mujer terminó retirándose prontamente del lugar.

Los gremios entregaron petitorios
En los discursos que dirigieron los secretarios generales, tanto los maestros como el resto de empleados públicos, leyeron los reclamos que pretendían hacerle llegar al gobernador Oscar Mario Jorge. Claudia Fernández, en representación de Utelpa, enumeró los puntos que reclamó el sector. Expresó: "no queremos más de lo mismo, por eso hoy pedimos por paritarias integrales; por un puesto de trabajo que contemple la totalidad de las tareas pedagógicas y un salario que permita vivir dignamente. Necesitamos que se garantice la universalidad de las salas de cuatro años; por la modificación del nomenclador; por la modificación del impuesto a las ganancias; por la eliminación del tope en las asignaciones familiares; por la regulación de los planes nacionales que son totalmente en negro; por porteros de planta permanente y no los contratos municipales y monotributos; por horas institucionales".
Al finalizar señaló: "el Estado debe invertir en una escuela pública que debata y vea, que permita a los docentes discutir y establecer los techos mínimos. Está en manos del poder ejecutivo, de los ministros de Educación, Economía y Acción Social, garantizar los días de clase y acordar salarios y condiciones laborales", puntualizó.

Intersindical
Julio Acosta, dirigente del gremio lucifuercista, leyó la nota firmada por todas las entidades nucleadas en torno a la mesa intersindical dirigida al gobernador provincial. El texto expresa: "nos dirigimos a usted con el objeto de solicitarle primero, que el derecho a huelga es constitucional, fundamental e inalienable, que no puede ser objeto de medidas que limiten, recorten o seccionen sus alcances. Los trabajadores llegados a esta instancia, luego de peticionar y agotar todas las gestiones posibles con lo que consideramos los descuentos por medidas de fuerza como una limitación a ese derecho y una represalia, tendiente a disciplinar a los trabajadores, solicitamos su inmediato reintegro a quienes se nos ha descontado arbitrariamente de nuestro salario".
Agregó que "además solicitamos a usted la reapertura del diálogo con las organizaciones de los trabajadores, a fin de arribar a una digna recomposición en el salario y evitar, de esta manera, la profundización del conflicto porque se va a producir si no hay respuesta".

"Vamos a parar la provincia"
Una vez concentrada la manifestación estatal frente a Casa de Gobierno y en torno a los docentes reunidos en el predio, comenzaron los discursos habituales de cada representante de los gremios convocados. El más duro fue Ricardo Araujo, quién amenazó con paralizar la actividad en la provincia y el de Carlos Chile, invitado de la corriente nacional de la CTA de Pablo Micheli, que señaló que se prepara una medida nacional de similares características para la primera quincena de octubre.
La primera declaración la hizo Carlos Ortellado, secretario general del Sitrasap (trabajadores de salud pública), quien expresó que "nosotros somos los nacionales y populares en serio" e instó a los compañeros a resistir, "porque la victoria es nuestra".
La siguiente en dirigirse a los presentes fue la secretaria de Utelpa, Claudia Fernández, quien manifestó: "nuestros reclamos van más allá de lo salarial y tienen que ver con darle contenido a la ley de educación". Enumeró cada uno de los reclamos, resaltando "en el ámbito de paritarias garantizar más presupuesto educativo para crear otros puestos de trabajo (como ser coordinador de curso), más cargos para equipo técnico y mejor y mayor infraestructura". Recalcó como imprescindible "diseñar políticas y espacios que permitan la integración horizontal de instituciones y docentes que favorezca el intercambio de experiencias educativas y producción de saberes, para lo que se necesitan horas institucionales", finalizó.
Le siguieron las palabras de Ceferino Riela en nombre de los trabajadores judiciales, Aldo Bafundo en representación de los empleados legislativos, Gustavo Montiel por los municipales santarroseños y Jorge Lezcano, por el gremio de UPCN.
No se quedaron atrás el representante de Sipos, Néstor Perdomo, ni Carlos Rossi, por los trabajadores viales.
Uno de los más contundentes fue Ricardo Araujo, secretario de ATE, que declaró que "el gobernador es un Bairoletto al revés: le saca a los pobres para darle a los ricos" y amenazó con "parar la provincia todo lo que sea necesario" si éste se rehúsa a retomar el diálogo. Le siguieron en las declaraciones Cristian Rosso, de la CTA General Pico, el lucifuercista Julio Acosta y una jubilada que habló en nombre de los afectados por la ley de emergencia previsional entre 1996 y 2010.
Los últimos en dirigirse a los convocados fue el invitado Carlos Chile, representante de la CTA de Pablo Micheli, que mencionó la gestación de una medida de similares características (a la que estaba teniendo lugar) a nivel nacional, para la primera quincena de octubre. Un alumno de la facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam brindó su apoyo a esta lucha de trabajadores.
En cuanto a los discursos, los secretarios hicieron referencia en mayor o menor medida, a la fortaleza que les brinda la unidad en la lucha y la necesidad de seguir bregando por la recomposición salarial y la mejora de las condiciones laborales.