“Se reduce la burocracia”

RECLAMAN ALGUN BENEFICIO PARA USUARIOS POR USO DE LA SUBE

En las próximas semanas comenzará a usarse en el servicio de transporte público de Santa Rosa la tarjeta SUBE, que se emplea desde hace algunos años en Capital Federal. Así lo definió el jueves el Concejo deliberante, que autorizó al intendente a firmar los convenios correspondientes con el banco a cargo de la operatoria y la empresa Autobuses Santa Fe.
La votación fue por unanimidad, uniendo en el CD la voluntad del oficialismo y la oposición.
Ayer el concejal frepamista Marcos Cuelle dio algunas precisiones. En diálogo con Radio Noticias dijo que la operatoria no afectará al usuario más allá del cambio inicial de la tarjeta actual por la SUBE, resaltó que se reducirá la burocracia para las tramitaciones de la Municipalidad y los controles, y llamó la atención sobre el “uso financiero” que haría la entidad receptora del dinero de cada carga.
La tarjeta SUBE se implementó hace algunos años en Capital Federal y el Gran Buenos Aires como forma de reducir el uso de efectivo al momento de pagar el boleto. Pero en lo fundamental, el sistema busca mejorar los controles sobre los subsidios que Nación entrega a la empresas prestatarias. Desde este año, el gobierno central decidió extenderlo al resto del país.
Según explicó Cuelle, tras la aprobación del CD y la promulgación de la ordenanza por parte del intendente Luis Larrañaga, queda todavía la firma de convenios entre la Municipalidad y Nación Seguros (apéndice del Banco Nación), y la Municipalidad y la empresa de transporte Autobuses Santa Fe.

Burocracia y controles.
“En lo positivo, me parece que se reduce mucho la burocracia”, sostuvo Cuelle y explicó que el actual traspaso de información y declaraciones juradas entre la empresa, la Municipalidad, la Dirección de Transporte de la provincia y la Nación en cuanto a pasajes marcados, kilómetros recorridos y combustible usado, entre otras, se reduce ahora a “un simple reporte de GPS” y “un reporte en el Banco Nación para el pago a la empresa”.
No obstante, el edil resaltó que es importante seguir manteniendo los controles a nivel local: “No queremos perder la facultad; hoy todos los reportes llegan a una oficina de la Municipalidad sobre cantidad de kilómetros recorridos, frecuencia de las paradas, pasajes marcados. Nos parece que se debe mantener”.
También dijo que la modificación no va implicar un cambio radical para el usuario, aunque éste deberá cambiar su tarjeta actual por la SUBE, sin costo alguno.
Otros dos beneficios: al ser un sistema integrado a nivel nacional, la misma tarjeta SUBE que se usa en Santa Rosa se podrá emplear en Buenos Aires. Por otro lado, la tarjeta será de tipo nominal.
En cuanto al descuento a estudiantes, el edil adelantó que se seguirá manteniendo y que, de la misma manera, será la Municipalidad la que pague la diferencia.

Implementación.
El concejal Cuelle también precisó que la ordenanza aprobada pone como fecha el 15 de junio, no obstante aclaró que por los tiempos de promulgación y firma de convenios, es probable que el plazo se extienda “hasta la semana que viene o a principios del mes próximo”. Mientras tanto, dijo, habrá un tiempo de convivencia de las dos tarjetas, la actual y la SUBE, hasta que se cambien por completo todos los plásticos.

Beneficio financiero.
Consultado puntualmente sobre los beneficios directos para el usuario, Marcos Cuelle dijo que a priori no los hay y que el viaje en colectivo no representará cambio alguno.
Pero recordó uno de los planteos que la oposición que él integra hizo durante la sesión del jueves: la carga de la tarjeta supone un pago anticipado por los viajes a realizar, y ello implica un importante ingreso de dinero en la entidad receptora -el Banco Nación- que “lo puede usar para cualquier otra opción financiera y el usuario no reciben nada por el adelantamiento”. De esta manera, el edil deslizó que por ello se debería considerar algún tipo de beneficio.