Seminario sobre Derechos de las mujeres

La periodista Luciana Peker, junto a la abogada Irina Santesteban, disertaron ayer en el seminario de capacitación “Las leyes y las prácticas desiguales en la vida cotidiana. La violencia patriarcal y los DDHH”, que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas. La actividad contó con la colaboración de la Secretaría de Derechos Humanos de La Pampa. El seminario tiene como objetivo entender “en qué se basa el patriarcado” y busca erradicar la violencia contra las mujeres.
En diálogo con periodistas de Radio Noticias, las disertantes ahondaron en lo que trató el encuentro. Santesteban explicó que “se trata de ver cuál es el fundamento del patriarcado, que es nada más y nada menos que esos patrones socioculturales que vienen de la historia, de la cultura, que hacen que a los varones y a las mujeres se nos asignen roles diferentes y que en la realidad los derechos no son iguales para hombres y mujeres, aunque tengamos los mismos derechos”.
En este sentido destacó que “intentamos erradicar la violencia contra la mujer”, violencia que, en un mundo donde “los varones están educados en valores que todavía ubican al hombre por encima de la mujer y a la mujer como sometida a los designios del varón”.
La evolución de las leyes al respecto fue uno de los temas en los que la entrevistada remarcó que “hemos sido formados en un sistema que estaba plasmado en las leyes de discriminación contra la mujer” y recordó que son leyes que tienen cierta antigüedad y que deberían ser cambiadas.

Más exigencias.
Por su Luciana Peker, periodista de Página 12, Radio Nacional y autora del libro “La revolución de las mujeres”, manifestó que “el desafío para las mujeres es difícil, es ser conscientes de los derechos y vivir en una sociedad penetrada por el patriarcado, donde se le exigen más cosas a las mujeres que a los hombres”. La frase “te ayudo”, en el ámbito de una pareja, “consagra la idea de que las mujeres son las que tienen que hacer y que los varones, si son buenos, ayudan”, dijo Peker y se refirió a la “carga mental” que lleva uno solo en la pareja, mientras que el otro ayuda.
En este sentido, remarcó que “no hay cambios generacionales fuertes en cuanto a las tareas en el hogar”, mientras que por ejemplo la maternidad da el salto cualitativo en la diferencia entre mujeres y varones y “pone a las mujeres en un jaque de tener absoluta disponibilidad”.