Será un verano sin grandes olas de calor

PRONOSTICO COINCIDENTE DE VARIOS ORGANISMOS

Las lluvias serán, quizá un poco abundantes que lo habitual y el calor estará unos grados por debajo de los promedios, sin esas olas de calor sofocante que se extienden varios días. Habrá tormentas fuertes, pero más espaciadas.
Pronósticos coincidentes de organismos nacionales y centros internacionales indican que este verano estará dentro de los valores “normales” de la región en las principales variables climáticas. Será un trimestre con lluvias dentro de valores históricos o tal vez un poco por encima; calores también dentro de lo habitual, quizá algunos grados por encima, pero sin esa sucesión de días de calor sofocante como hubo veranos atrás. Habrá tormentas fuertes pero, siempre según los pronósticos, no serán tan seguidas ni dañinas. Si cae granizo, será pequeño o mediano.
Guillermo Casagrande es ingeniero agrónomo con una sólida especialización en la rama de la agrometeorología. Hasta hace unos años se desempeñó en la estación experimental del INTA Anguil; ahora, ya jubilado del organismo técnico, continúa con su vocación en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa. Estudioso del clima pampeano, confía en que de la mano de sus colaboradores de cátedra como Graciela Vergara y Mariano Méndez, y el aporte de otros profesionales, “vamos a seguir analizando y estudiando el clima y la evolución que va a tener a lo largo de los años”, según confió en una extensa entrevista que mantuvo con Radio Noticias. El motivo de la entrevista fue conocer que nos espera para este verano en la región central de nuestro país y en nuestra provincia.
Según explicó, en los últimos meses del año, principalmente desde que terminó la temporada invernal, “el acompañamiento climático para la producción agropecuaria, y para la población en general, ha sido bastante bueno”.
La tendencia para los próximos meses, según señalan organismos nacionales como del Servicio Meteorológico Nacional y organismos internacionales como el Instituto de Estudios Climáticos de Columbia, el Centro Europeo del Clima, el Observatorio Meteorológico de Gran Bretaña, es “bastante coincidente” en cuanto a los pronóstico que han dado a conocer. El dato de la coincidencia no es menor porque son organismos de reconocida jerarquía y seriedad, que además utilizan diferentes modelos para predecir el clima, hecho que da más solidez a los resultados.
“Estos modelos nos están diciendo en forma coincidente que en el trimestre que estamos transitando, diciembre, enero y febrero, o en el próximo, enero, febrero, marzo, las condiciones para lo que es nuestra provincia, sur de Córdoba, oeste de Buenos Aires y sur de San Luis, en general van a seguir siendo favorables”.
“O sea -precisó-, las condiciones de precipitación están anunciándose como normales, o ligeramente superior a lo normal”. Lo normal, aclaró, es “ese valor que se analizó durante muchos años, el valor que uno podría estar esperando que ocurra”.

Temperaturas.
En temperatura, los modelos señalan una probabilidad “de valores normales, incluso en algunos casos se dice que puede ser inferior a la normal”, comentó. “Si el valor promedio mensual de valores diarios en enero es de 23 grados, las temperaturas van a estar dentro de esos valores, o pueden ser un poco más bajas”.
“No vamos a tener -recordó- temperaturas de 41 ó 42 grados durante varios días seguidos, como hemos tenido algunos eneros, hace un par de años, cuando las temperaturas máximas diarias estaban todos los días por encima de los 37 ó 38 grados”, recordó.
-Para el campo la cosa viene maravillosa…
-Exactamente. Yo creo que va a ser un ciclo positivo en general. En términos generales y globales para la provincia, el camino que se está transitando climáticamente y lo que nos están diciendo los pronósticos, nos da la perspectiva de un ciclo estival bueno. No será excelente pero sí un ciclo bueno. Con lo cual da respiro a la parte ganadera y a la agrícola, que permite establecer algunas tareas en los ciclos de producción quizá un poco más exigentes en agua. Hay cultivos que requieren un poco más agua, y pueden estar sufriendo más.
“Esto no quita que puedan tenerse períodos relativamente cortos de situaciones no del todo favorable”, aclaró el especialista. “Pero no será como en esos años que desde mediados de diciembre a mediados de enero tenemos temperaturas muy elevadas y escasez de lluvias”, reiteró.

Algunas “granizadas fuertes”.
Tormentas con granizo también ocurrirán en este verano, quizá no tan fuertes ni seguidas como en veranos anteriores. Según explicó Casagrande, “cuando tenemos situaciones térmicas muy complicadas, es probable que las tormentas que se generen sean de mayor intensidad, de mayor energía”. Si bien los pronósticos actuales indican que la cuestión térmica no apunta a ese aspecto “de todas maneras en forma parcial como hemos tenido en provincias vecinas, caso de Río Cuarto, en Córdoba, es probable que se tengan situaciones de granizadas importantes”.
Lo que se prevé, aclaró, es que la frecuencia “no va a ser muy marcada”, sino más bien espaciada. “No es que cada 3 ó 4 días podemos esperar tormentas violentas. Es muy probable que la situación de inestabilidad acompañada de tormentas no tenga esa intensidad de granizada, en tamaño básicamente, que complica y genera problemas serios en la ciudad y en el campo”.
En Río Cuarto, y también otros lugares de la provincia de Córdoba, hubo hace dos semanas una tormenta que descargó piedras de granizo del tamaño de una pelota de tenis, provocando daños materiales de gran magnitud. En la vecina provincia, la inestabilidad climática generó fuertes tormentas de viento, piedra y mucha lluvia por espacio de una semana.