Severas sanciones a un hijo del juez Triputti

Uno de los hijos del juez federal José Mario Triputti, que entró ‘a dedo’ en la justicia federal, fue duramente advertido y sancionado por la Cámara Federal de Bahía Blanca por su actuación en la tramitación de dos hábeas corpus presentados por internos de la Unidad 4.
En una reciente resolución del 27 de noviembre, los camaristas Angel Alberto Argañaraz y Néstor Luis Montezanti resolvieron “llamar severamente la atención, con anotación en su legajo personal, al secretario Maximiliano Triputti sobre la imperiosa necesidad de observar estrictamente lo dispuesto por el Reglamento de la Justicia Nacional, artículo 54 bis, que rige también para las actuaciones incidentales, aunque se tratare de copias”.
Ese artículo está referido a la compaginación de expedientes y señala que “todo exhorto, oficio o comunicación que se libre en los tribunales nacionales se dejará copia carbónica en las actuaciones respectivas”.
Aquella palabras forman parte de la resolución de la Cámara en el expediente 65.556, caratulado “Juan Carlos Cabral, interno de la Unidad 4 del Servicio Penitenciario Federal s/hábeas corpus”, acerca de una consultada formulada por la jueza subrogante del Juzgado Federal de Santa Rosa, Liliana Phagouapé.
Los jueces bahienses señalaron que Cabral se encuentra a disposición del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa -el órgano que integra como juez Triputti padre- y que la competencia en materia de régimen carcelario corresponde “indefectiblemente al juez de la ejecución, más aún cuando la sede del mismo -como en el presente caso, Santa Rosa- se encuentra en la misma ciudad que la del juez del hábeas corpus”.
En el punto 3º de los considerandos, el tribunal manifestó sobre Triputti hijo: “Advierten los proveyentes que las presentes actuaciones carecen de foliatura, reproduciendo las fotocopias las de sus originales, con superposiciones en algunos casos (por ejemplo fojas 20/22 {¿o 28 y 29?) y cercenamientos en otros (por ejemplo foja ¿23?), lo cual denota una grave falencia del secretario actuante que le debe ser señalada”.

Llamada al orden.
En otra resolución del mismo día, referida a otro hábeas corpus presentado por el interno de la U-4, Giuseppe Noto, Argañaraz y Montezanti dispusieron aplicarle “al señor secretario actuante, Maximiliano Tripputi, la sanción disciplinaria de apercibimiento” por otros errores en la tramitación y confección del expediente, y ordenaron que ella quede asentada en su legajo personal.
“El informe de foja 7 -dijeron los jueces- es un catálogo de desatinos, omisiones e irresponsabilidades, al haber omitido consignar el nombre y cargo del ‘empleado judicial’ que atendió el llamado (1); no haber corroborado la exactitud de la información, requiriendo corroboración del Tribunal Oral autor de la condena; e incurrir en errores e impropiedades de redacción (2)”.
Agregaron que como el secretario “también escribió mal la carátula en la nota de elevación de foja 15, y ya ha sido objeto de una seria observación -por razones
similares- en la causa Calustro, corresponde aplicarle de plano una sanción disciplinaria que sirva para llamarlo al orden respecto de lo delicado de las funciones que el Estado pone a su cargo y de la imperativa necesidad de desempeñarlas bien e inobjetablemente”.
En el dictamen, la Cámara Federal detalló con respecto a (1) que ” más allá de que información tan delicada debe ser requerida, cuanto menos, a algún
funcionario letrado…” y sobre (2) que se escribió “cuento por cuanto; Capital Federal con iniciales minúsculas; doble fechado…”
Maximiliano Triputti fue contrato por la justicia federal a partir de la resolución 703/08 firmada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Luis Lorenzetti. Este autorizó a la Dirección de Recursos Humanos del Consejo de la Magistratura de la Nación a emplear al joven abogado, entre el 24 de abril y el 30 de noviembre de 2008, para “desempeñarse con una categoría presupuestaria equivalente al cargo de secretario de juzgado” (Federal de Santa Rosa), que está a cargo de Pedro Vicente Zabala.
El hijo del juez había sido contratado el año pasado por el ex intendente Nestor Alcala, durante los últimos meses de la gestión, para que forme parte del cuerpo de asesores.