Sigue el paro en Tránsito

El paro de actividades en la Dirección de Tránsito del municipio capitalino sigue en pie. Ayer, en una asamblea realizada a la tarde, los trabajadores decidieron rechazar la oferta que les realizó el gobierno municipal a través del secretario de Hacienda, Miguel de Elorriaga. El funcionario explicó a LA ARENA que su propuesta fue que todos los administrativos que estuvieran sin adicional, comenzaran a cobrar uno del 20% de su salario, y que todos los inspectores de calle que no lo tuvieran, comenzaran a percibirlo. En este último caso, con un aporte del 30% del sueldo básico.
El rechazo al ofrecimiento se realizó durante una asamblea que tuvo lugar en las oficinas de la repartición a la hora de la siesta. Los empleados piden aumentos en los adicionales de todo el personal: un 30% para los administrativos y un 40 para los inspectores. El reclamo es acompañado por el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM). Hoy a las 9 se realizará una nueva asamblea, en la que participarán los empleados del turno matutino. Los de la tarde esperaban que la reunión ratifique el rechazo y vaya por la profundización del plan de lucha.
Las negociaciones entre el gobierno, el gremio y los trabajadores se iniciaron en la tarde-noche del miércoles, cuando el secretario de Hacienda, Miguel de Elorriaga; el director de Obras Públicas, Celso Causa; y el director de Tránsito, Néstor Rodríguez, se reunieron con delegados y dirigentes del sindicato.
En ese momento, los funcionarios pidieron plazo para elaborar una propuesta que iban a entregar ayer. Mientras tanto, solicitaban a los trabajadores que suspendieran la medida de fuerza, pero los agentes no aceptaron y continuaron con el paro. Desde el inicio del conflicto, no hay inspectores en las calles, ni se realizan los trámites habituales en la Dirección de Tránsito, ubicada en la calle Don Bosco.
Hace casi dos semanas, los trabajadores ya habían realizado un paro, en ese caso, solicitando mejores condiciones de seguridad para trabajar en la calle, sobre todo, mayor apoyo policial. Fueron dos días de una medida de fuerza que se destrabó tras una negociación con el entonces secretario de Obras Públicas, Javier Schlegel, quien renunció al cargo la semana pasada.