Sin retenciones: preocupa la crisis del sector porcino

PIDEN MEDIDAS

La quita de las retenciones a la exportación de granos encareció el proceso de producción porcina. El especialista de la UNLPam urgió a las autoridades de la provincia y el país a proteger la actividad por su enorme potencial exportador.
Oscar “Cacho” Braun, es un reconocido docente e investigador de la Universidad Nacional de La Pampa. Desde su cátedra en la Facultad de Agronomía se ha dedicado por años al estudio de los cerdos y de la producción de su carne. El especialista viene alertando desde hace algunos meses sobre las consecuencias que el cambio en la política económica del país tuvo en el sector y recientemente logró reunirse con autoridades provinciales y nacionales para reclamarles la adopción de medidas que protejan esa producción.
“Siete universidades de Argentina, el INTA, la Universidad de Uruguay y la Universidad de Lima (Perú) conformamos un Centro de Investigación de Actividades Porcinas (CIAP) y justamente estamos muy preocupados por esta situación”, explicó en su visita al programa televisivo La Parte y el Todo, que emite CPEtv.
“En los últimos 20 años hubo un desarrollo muy fuerte de la producción porcina. El argentino alcanzó a duplicar el consumo de cerdo, estábamos en 5 ó 6 kilos por habitante por año y, hoy por hoy, los argentinos estamos acostumbrados, una o dos veces por semana, a tener un consumo de carne fresca de cerdo, a través de los cortes más importantes, como la bondiola, el carré y el pechito”, explicó.
-¿Cuál es la relación de la crisis con la quita de retenciones a los granos?
-Esta es una actividad que está muy ligada a la producción de granos. Durante este tiempo en que existían las retenciones a los granos, el productor de cerdos se encontraba en una situación favorable, ya que la alimentación es el 80% de los costos de producción. Sale de una mezcla de harinas vegetales y también el grano. La crisis también afecta a la producción avícola. Para poner un ejemplo con números redondos: cuando se vendía el grano, cada 100 pesos se retenían 20 a la exportación, entonces, el productor porcino compraba el alimento a 80, pero ahora comprarlo sale 100 pesos. Esto ha llevado a encarecer la carne de cerdo.
-¿Qué pasa con otros países productores de cerdos, como Brasil?
-Brasil, independientemente de si el gobierno fue de derecha o de izquierda, siempre protegió a la producción porcina, por eso Santa Catarina, Paraná y Río Grande do Sul, tienen subsidios. En cambio, en Argentina esto no ocurre. Hoy nos encontramos con que hemos trabajado muchísimo estos últimos años, pero ahora ya tenemos a varios productores de brazos caídos, vendiendo sus madres.
Braun explicó que a diferencia de lo que ocurría en otras épocas, en la actualidad existen muchos productores que tienen sus explotaciones avícolas o porcinas como producción principal, con lo cual la situación es compleja. Estimó que por año y por habitante, en Argentina se comen 43 kilos de carne de pollo, lo cual, sumado al consumo de carnes porcinas, supera al de cortes bovinos.
Para revertir la situación, el CIAP está intentando que las autoridades competentes tomen medidas que protejan la producción porcina. “Yo tuve una reunión con el ministro (de la Producción de La Pampa, Ricardo) Moralejo y otras con (su par de Nación, Ricardo) Buryaile, a través de la organización que conformamos. Ellos están tratando de buscar una salida. Esperamos un cambio porque no hay otra salida al mundo. En 2050, el mundo va a tener 9.000 millones de habitantes. Ya no se puede criar un cerdo ni un pollo más en ningún lugar del mundo, a excepción de Argentina, algo de México y Brasil”, informó.
-¿Es más fácil que Argentina venda carne de cerdo al exterior que carne de vaca?
-Por supuesto, somos grandes productores de soja.
-Está diciendo que Argentina se está perdiendo una oportunidad histórica.
-Hasta podríamos darnos el lujo de tener un consumo interno importante, ser uno de los exportadores de mayor trascendencia mundial y, además, tener producción de carnes exóticas, porque yo considero exótica a la carne de vaca. En el mundo se come cerdo y aves.
-¿Qué medidas deberían tomarse para salir de la crisis?
-Habría que buscar todas las herramientas para hacer muy eficiente al productor. El 66% de la producción nacional y pampeana está en manos de pequeños productores. Lo que sí ha logrado Argentina en los últimos años es homogeneizar la producción en una genética muy buena. Esto está en riesgo si no hay una decisión del gobierno nacional de proteger la producción de cerdo.
-¿Tenés esperanzas?
-No sé. No quisiera volver a ver lo que vi en los ’90, los animales comiéndose entre sí porque no había alimento para darles.

Compartir