Sin debate sobre la permanencia de la virgen en la UNLPam

El Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa fue escenario ayer de la reunión de la Comisión de Legislación y de Reglamentos donde se trató la permanencia de la imagen de la virgen de Luján en la planta baja de la casa de estudios ubicada en la calle Gil al 300.
El encuentro comenzó minutos después de las 16 y se extendió hasta las 17.30. Estaba planificada la asistencia de tres expositores que estaban a favor de la permanencia del símbolo religioso y tres que profesaban la postura contraria. Concurrieron solo los disertantes que, basándose en "una educación pública laica", pidieron el retiro de la imagen mientras que el otro sector dejó una nota por escrito. Sin embargo, y como una forma de expresar su opinión sin participar del debate directo, un grupo aproximado de 80 personas, portando imágenes con símbolos del catolicismo, se reunió en la plaza San Martín para rezar en ronda.
En tanto, entre las filas de asientos del Aula Magna se ubicó el rector Sergio Baudino, el concejal del Frepam, Guillermo Di Liscia, docentes y autoridades universitarias como así también consejeros, estudiantes y graduados. El encuentro fue grabado y transmitido por videoconferencia con la sede de General Pico en el aula 101 del centro universitario Nicolás Tassone.

"Enseña y discrimina".
El primero en exponer fue el estudiante de Derecho Maximiliano Corroínca. Dijo que la imagen de una virgen no garantiza la libertad de culto y que la universidad debe ponderar la ciencia sobre la religión. Luego, disertó la docente Erica Montaña cuyo discurso se fundamentó en que la virgen ejerce un poder simbólico en la casa de estudios y que no se repara en la violencia que puede provocar en la comunidad universitaria.
El fragmento más interesante fue expuesto por Cristina Ercoli, de Mujeres por la Solidaridad.
"Soy católica y practicante pero la universidad fue y debe seguir siendo laica, no comparto los conceptos de la agrupación Cardo Ruso pero debemos tener en cuenta que el Estado es laico y la universidad también", expresó. Y amplió:"Cada cosa debe estar en su lugar, como dijo Jesús, respetando al prójimo". Indicó que al mostrar esta imagen se brinda un continuo mensaje al estudiante que ingresa a la casa de estudios santarroseña. "La imagen enseña y discrimina", protestó.
Durante el transcurso de la exposiciones, los estudiantes alzaron sus manos sosteniendo pequeños carteles blancos cuyas inscripciones ponderaban la enseñanza y la forma gubernamental laica. Los consejeros superiores tomaron nota y oyeron las exposiciones. Luego, efectuaron preguntas a los disertantes donde se entrecruzaron las diversas posturas. Y no faltaron las chicanas y las argumentaciones bien diferenciadas entre ambas facciones.