Sol Obras ya estaba endeudada el año pasado

La suma figura en el expediente del concurso preventivo de acreedores abierto en un juzgado de Buenos Aires. La constructora, a junio de 2007, también le debía 131.000 pesos a los bancos Pampa y Provincia.
La constructora Sol Obras, que abandonó una serie de emprendimientos en la provincia y que la semana pasada pidió el concurso de acreedores en un tribunal porteño, mantenía hace un año deudas por 157.000 pesos sólo en sueldos y cargas sociales, según lo informó en la causa judicial.
Los datos surgen del balance general de la empresa al 30 de junio de 2007, auditado el 12 de noviembre por el contador Jorge A. Rodríguez. O sea que esa deuda ya estaba acumulada cuando no había ocurrido casi ninguno de los varios argumentos que expuso la empresa para justificar la cesación de pagos, entre ellos que a fines del año pasado se vio sobrepasada por la “gran acumulación de trabajo”; “los graves efectos derivados del paro agropecuario iniciado el 11 de marzo”, que impidieron el transporte de materiales; y la falta de respuestas del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda ante nuevas presentaciones en abril pasado para fijar un nuevo cronograma de obras.
El balance indica que en aquella época les debía a los trabajadores 107.031,45 pesos en conceptos de sueldos y jornales, y 50.314,03 en cargas sociales. En total, solamente en esos dos ítems, el acumulado era de 157.355,48 pesos.
El informe del auditor agrega otras deudas, fundamentalmente bancarias (con los bancos Pampa y Provincia por 131.103, 59 pesos), aunque compensadas por con montos similares favorables en ambas entidades. Además su capital estaba integrado por maquinaria, stock de materiales y dinero que debía percibir por trabajos ejecutados y en ejecución.
Por la falta de pago a los obreros, el gremio de la construcción, Uocra, presentó una demanda en la justicia civil provincial y la jueza María del Carmen García embargó dos máquinas que la constructora tenía en Uriburu, donde se adjudicó la mayoría de las obras públicas durante la gestión anterior. Con esa medida, el sindicato -que sospecha de un vaciamiento de la empresa- busca asegurarse el pago de los salarios caídos en diferentes obras.
El capital social de Sol Obras pertenece en un 90 por ciento a José Juan Giorgis y en un 10 por ciento a Héctor Walter Sánchez. La firma fue creada en 2004 y desembarcó ese año en La Pampa, en coincidiencia con los inicios de la gestión de Carlos Verna al frente de la gobernación.