Solicitarán alteo en la ruta nacional 35

Si las autoridades de la localidad de Toay ya estaban en alerta por el crecimiento que experimenta el Bajo de Giuliani, la revelación realizada a este diario por parte de la Directora de Investigación Hídrica de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, Pamela Prats, hará elevar un peldaño más esa preocupación. El oleaje producido por el viento hizo que se socaven las banquinas y que el bajo comience a romperse, por lo cual desde Vialidad debieron realizar trabajos para terraplenar el talud en el sector este. Ayer, hubo presencia de vehículos de la CNRT en el cruce la ruta nacional 35 y la provincial 14 para que los vehículos respeten la señalización. Se recomienda circular con precaución.
En diálogo con Radio Noticias la funcionaria aseguró el miércoles que están a punto de enviar una nota a la Dirección de Vialidad Nacional para solicitar que inicien una obra de alteo en el tramo de la Ruta Nacional 35 que atraviesa el bajo. “Ha subido mucho el nivel con relación a los últimos datos que pudimos consultar de las escalas que tiene Vialidad Nacional. Se incrementó 60 centímetros en los últimos tres meses, entonces, vamos a gestionar un pedido de alteo de la RN 35 ante la posibilidad de que siga creciendo”, explicó y aseguró que “estamos por enviar una nota. Tendríamos que consensuar, buscar una cota de referencia para ver cuál es la cantidad de centímetros que se debe elevar la ruta para que no tenga problemas”.

Solicitan alteo.
Consultada sobre si existe alguna alternativa para Santa Rosa que no sea bombear el excedente hídrico hacia el Bajo de Giuliani, Pratts dijo que, ante la emergencia, “es difícil buscar otra alternativa que no sea seguir bombeando el agua. Seguramente habrá que evaluar qué hacer en el tramo de la Ruta 14. Estudiarlo en conjunto”. En este sentido argumentó que el Bajo “tiene una gran capacidad de amortiguar los volúmenes de agua que recibe, ahora estamos en un período rico en lluvias y también la intervención humana ha aumentado. En 2013, que fue un año típico, con la lluvia en la media anual, el pelo de agua en el Bajo creció seis centímetros. Ahora, subió 60 centímetros en tres meses. Previendo una primavera donde es normal el incremento de las precipitaciones y puede haber mayor oleaje, nos parece apropiado solicitar la posibilidad de un alteo”.
A pesar de todo, la funcionaria insistió en que el Bajo de Giuliani tiene una enorme capacidad de amortiguar los excedentes hídricos dado el tamaño de su superficie. Incluso, recordó que en el año 2009, cuando se registró un período seco, el espejo de agua decreció a pesar de los aportes de las plantas de tratamiento y de los trasvases desde la laguna Don Tomás.