Sólo 30% de los chicos lava sus manos luego de ir al baño

SE CELEBRO EL DIA DE LA LUCHA CONTRA EL SINDROME UREMICO HEMOLITICO

El 40 por ciento de los niños con Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) tienen secuelas renales a corto o largo plazo y dicha enfermedad es la segunda causa de trasplante renal pediátrico en nuestro país. Y solo el 30 por ciento de los chicos se lava las manos después de ir al baño, uno de los principales hábitos para prevenir el mal, según resaltaron los especialistas.
Los datos se conocieron el viernes 19 de agosto, día del nacimiento del médico Carlos Gianantonio y que fue declarado por el Congreso de la Nación como el Día Nacional de lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico en homenaje a su labor pionera en el reconocimiento y tratamiento de este cuadro.
“El SUH es una enfermedad grave que se puede prevenir. De ahí la importancia de que la comunidad incorpore en sus hogares las medidas necesarias en la manipulación de los alimentos que consume para cuidar su salud”, destacó el Ministerio de Salud de La Pampa.
La Mesa de Zoonosis Provincial está conformada por la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud junto con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa); el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); el Colegio Médico Veterinario de La Pampa y la Subsecretaría de Asuntos Agrarios; a través de sus direcciones de Agricultura y Ganadería y Extensión Agropecuaria.
Frente a la fecha recordatoria, desde dicha Mesa se organizó una jornada de actividades, por eso en las principales cadenas de supermercados de Santa Rosa hubo puestos para brindar información sobre qué es el Síndrome y cómo prevenirlo.
Alimentos.

En la Patagonia
Según datos nacionales conocidos en la semana, los niños de entre seis meses y cinco años son los principales afectados por el SUH, una grave enfermedad que trae muchas complicaciones y puede producir la muerte. Aunque en el 2015 la prevalencia disminuyó en el país, en la Patagonia se registran el triple de casos que a nivel nacional.
El SUH es una enfermedad de transmisión oral-fecal que afecta a unas 400 personas cada año, y es trasmitida por alimentos por su inadecuada preparación o conservación, donde el vehículo es una bacteria productora de toxinas Shiga.
Estos gérmenes y sus toxinas se transmiten mediante la materia fecal contaminada de los portadores (ganado bovino fundamentalmente y otros animales de granja) al agua, verduras, lácteos, jugos no pasteurizados y carnes.
Manos.

Hábito.
La especialista de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Adriana Bentancor, advirtió que solo el 30 por ciento de los chicos se lava las manos después de ir al baño y destacó que ése es uno de los principales hábitos para prevenir el mal.
“Ese es un dato muy importante que nos permite determinar que hay muchos portadores sanos. Se sabe por ejemplo que muchos lactantes se contagian únicamente a través de las manos de su madre, por lo que trabajar en la higiene es fundamental”, señaló Bentancor a Télam, microbióloga y profesora de la Facultad de Ciencias Veterinarias.
Tal como lo expresan las estadísticas, el SUH es una enfermedad endémica en Argentina, con 10 veces más casos que en los países desarrollados y tres veces más que en los adyacentes.

Compartir