“Solo falta poner fecha para el juicio”

Los 14 efectivos acusados de sedición por haberse acuartelado en diciembre del 2013 comparecieron el jueves en el Centro Judicial de Santa Rosa para asistir a una audiencia de ofrecimiento de pruebas. El fiscal Guillermo Sancho manifestó que “en la audiencia se ofrecieron las pruebas documentales, pruebas testimoniales, que el juez tuvo por aceptadas y que serán utilizadas cuando se realice el debate”. Finalmente comentó que “lo único que falta es poner una fecha para el juicio”.
La semana pasada se conoció que desde el Gobierno provincial, se habían enviado cédulas de notificación firmadas por el jefe de la Policía, Roberto Ayala, en donde se les informaba a los policías que quedaban formalmente afuera de la fuerza, luego de haberse cumplido dos años de estar en pasiva.

Corte.
En marzo de este año, la Corte Suprema de Justicia desestimó la queja interpuesta por los acusado del levantamiento quienes esperan el juicio que podría realizarse a fin de año. La resolución fue firmada por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Carlos Maqueda.
El 1 de agosto de 2014, tras concluir la investigación preliminar, el fiscal Guillermo Sancho acusó formalmente a 14 policías y pidió la elevación a juicio por el delito de sedición por el acuartelamiento de diciembre de 2013: el Ministerio Público Fiscal pidió enjuiciar a los efectivos por el amotinamiento y la toma de la Jefatura de Policía durante 27 horas, donde exigieron el descabezamiento de la cúpula de la fuerza y cuestiones salariales, algo que se repitió en diversos lugares del país. El delito de sedición está sancionado con entre uno y seis años de cárcel.

Nombres.
Los policías imputados son Julián Guillermo Giménez, Luis Horacio Bruno, Fernando Alberto Rolhaiser, Diego Hernán López, Carlos Daniel Gatica, Daniel Narciso López, Carlos Aníbal Mendibe, Marcelo Cisneros, Roberto Germán Bartolomé Mora, Jeremías Martín Salvatierra, Silvio Norberto Rojas y Pablo Montes y los retirados José Luis Furriol y Luis Wiggenhauser.
Todos ellos fueron acusados por el delito de sedición, previsto en el artículo 299 del Código Penal. Además, los policías Montes y Rojas fueron acusados también por coacción y daños.