“Solo pedimos un uso racional”

EL INTENDENTE DIJO QUE NO PUSIERON TRABAS PARA TRASPASAR EL ACUIFERO DE ANGUIL

La deuda con Aguas del Colorado se irá pagando a medida que haya fondos disponibles, dijo ayer el intendente, que le devolvió la pelota a Mecca: “ellos son los que no han respondido”.
Tras aclarar en varias oportunidades que la relación con la Provincia y con la empresa Aguas del Colorado es buena y fluida, el intendente Leandro Altolaguirre sostuvo ayer que la idea de traspasar a la empresa provincial el acuífero de Anguil sigue en pie y que si se trabó fue porque el municipio le reclamó a AdC que haga un “uso racional” del recurso para no salinizar los pozos. La deuda con Aguas del Colorado se irá cancelando a medida que haya fondos, aclaró el intendente. Un adelanto de coparticipación sería “la solución ideal” porque el municipio podría cancelar su pasivo y se evitarían los intereses de las facturas impagas.
Acompañado por Mario Cortina, secretario de Obras Públicas, Altolaguirre brindó ayer una conferencia de prensa sobre la deuda con la empresa estatal Aguas del Colorado, del orden de 40 millones, y la crítica que lanzó su presidente, Juan Carlos Mecca, a las dificultades para concretar el traspaso del acuífero de Anguil, que es la fuente propia de agua para abastecer la ciudad.
Sobre este punto, Cortina brindó un minucioso detalle de cómo se invirtieron los fondos que aportó la provincia para este fin, y puso énfasis en que si hay algunas bombas que aún no han llegado a Santa Rosa no es por desidia oficial, como deslizó Mecca, sino por los tiempos propios de la Administración Pública, y a un retraso imputable al proveedor.
Una tanda ya se compró, llegó a la ciudad y está en vías de colocación; la otra, un lote de 15, está por hacerlo. Cuando lleguen, la Municipalidad estará en condiciones de incrementar el volumen de agua que toma de su acuífero.
Cortina dijo que en este momento hay un equilibrio entre lo que aporta a la ciudad el Acueducto del Río Colorado y lo que viene del acuífero de Anguil, equilibrio que permite un buen funcionamiento de aquella obra, con lo hace a un caudal estable y minimiza la posibilidad de nuevas roturas.
“Nosotros seguimos invirtiendo en el acuífero porque hasta ahora no prosperó la transferencia”, resumió Altolaguirre.

Cambio de nombres.
Si ese traspaso no se concretó fue porque el Concejo Deliberante puso como condición que se haga un “uso racional” de ese importantísimo recurso que es la reserva subterránea de agua que existe entre Santa Rosa y Anguil y que se extiende hasta la localidad de Catriló.
Altolaguirre estimó que ése sería el motivo por el cual Aguas del Colorado -y no la comuna- no avanzó en la transferencia de esa infraestructura y en su defecto salió en busca de alternativas como la del Valle Argentino. “Si queremos llegar al autoabastecimiento de agua de Santa Rosa, para poder parar por unos días el Acueducto -indicó- necesitamos hacer entre 45 y 50 pozos más a los que ya hay, y eso es una inversión muy grande”.
El gasto no está solo en las perforaciones, sino en la infraestructura para transportar ese agua hasta Santa Rosa. “Si no vamos a ampliar el acuífero, ¿qué sentido tiene que hagamos el traspaso? Sería solo un cambio de titularidad que no modificaría nada”, reflexionó Altolaguirre.
“Después que se habló de garantizar una explotación racional, no hubo respuestas de Aguas del Colorado”, reiteró el intendente, retrucando la versión que Mecca lanzó ayer a través de este diario. “Por eso seguramente Aguas del Colorado buscó otras fuentes de agua, que quizá sean más baratas que los 50 pozos del acuífero, como podría ser el caso del Valle Argentino”.

Compartir