Sólo falta una pericia policial para que Matzkin vaya a juicio

El ex ministro del Interior y ex diputado nacional, Jorge Rubén Matzkin, está más cerca del juicio oral y público en la causa en la que está imputado por el delito de abuso de armas en perjuicio del joven Jonathan Paolo Pérez. Lo único que falta, confirmaron ayer fuentes tribunalicias, es que la División Criminalística, dependiente de la Policía, entregue los resultados de la ampliación de un peritaje sobre la trayectoria del disparo y la distancia entre el tirador y la víctima.
El 21 de agosto del año pasado, a la noche, Pérez ingresó a la casa de David, el hijo de Matzkin, quien estaba en el dormitorio principal con sus dos pequeños hijos. En esas circunstancias los amenazó y robó 60 pesos, una caja de cigarrillos Parliament Blue y 10.000 dólares que no fueron hallados. Después escapó. En la huída recibió un balazo por la espalda que fue disparado por Matzkin padre con su potente pistola Glock 40, quien había llegado con los billetes norteamericanos y con otro fajo de 10.000 pesos, según sus palabras.
Por ese hecho, Pérez, de 20 años, fue condenado a 13 años de prisión por robo calificado por escalamiento y uso de armas en concurso real (es decir, como hechos independientes entre sí), con privación ilegal de la libertad agravada por ser dos de las víctimas menores de 18 años. Ello fue así porque los hijos de David tenían en ese momento 5 y 7 años.
Otra novedad del expediente fue la declaración de Pérez como testigo, bajo juramento de decir verdad. La fiscal María Cecilia Martiní, a cargo de la investigación, esperó que el Tribunal de Audiencia fallara en la causa del robo y luego lo citó. ¿Qué dijo la presunta víctima de Jorge Matzkin? "No aportó ningún dato significativo", indicaron las fuentes. El muchacho sólo contó que iba corriendo rápido y sintió algo en la espalda, pero en ningún momento vio quién le tiró.
¿Usará ese argumento el imputado para decir que él no fue? Difícilmente pueda hacerlo porque en el juicio a Pérez, donde fue testigo, relató: "La última imagen que tengo del delincuente es cuando lo veo tomando a mi hijo desde atrás y poniéndole el cuchillo en el cuello. Después vino corriendo hacia mí. Ahí saqué el arma y alcancé a hacer un disparo", relató el ex funcionario menemista y duhaldista.
El aseguró que disparó una vez, pero varios policías que estuvieron esa noche en el lugar lo desmintieron. Hablaron de por lo menos tres vainas en la calle. Y un médico policial, Camilo Muñoz, en el mismo juicio, afirmó que la víctima "tuvo suerte" de que la bala ingresara en la zona intercostal con orificios de entrada y salida. "El orificio impresionaba", describió.
El abuso de armas que acusará la fiscalía está penado con hasta tres años, aunque la querella plantearía que en realidad se trató de un intento de homicidio. Esto no sólo lo dijo el abogado de Pérez en el juicio, Néstor Lambrecht, sino que ya lo había sostenido el ex defensor oficial del joven, Pablo De Biasi, cuando se inició la causa.