Sosa, otra vez bajo la lupa

PIDEN CONDENA DE CINCO AÑOS POR ESTAFA

Carlos Luján Sosa, condenado por el homicidio de Griselda Fuentes Cabal cometido en 2014, volvió al banquillo de los acusados. Este vez, el fiscal general Guillermo Sancho pidió que el instigador del crimen de Villa Martita sea condenado por una estafa cometida contra los herederos de Raúl Crepo a quién Sosa intentó engañar con reconocimientos de deuda apócrifos para quedarse con un complejo de cabañas en Villa General Belgrano.
El miércoles pasado en horas de la mañana, el acusado compareció ante el juez de audiencia Andrés Olié para escuchar la acusación. Mientras el abogado querellante, José Ramón Rodríguez, se acopló al requerimiento del fiscal, el defensor Juan Carlos De la Vega pidió la absolución de su cliente. El próximo jueves, cerca del mediodía, Sosa volverá a la Ciudad Judicial de Santa Rosa para escuchar la sentencia.

El caso.
Raúl Ricardo Crespo falleció en diciembre de 2013 dejándole a sus ocho hijos una herencia compuesta por nueve cabañas en Villa General Belgrano, un campo en cercanías de Santa Isabel, y otras propiedades. Sin embargo, cuando los hijos fueron a reclamar lo que les había dejado el hombre, se encontraron con que no eran los únicos que reclamaban la herencia. Había tres acreedores, dos de ellos desconocidos para la familia, que por medio de documentos sospechosos pretendían meterse en la división de bienes: Carlos Luján Sosa era uno de ellos. Después de meses de investigación la Justicia comprobó que los documentos eran apócrifos.

Compartir