Sumarán colectivos

TRANSPORTE ESCOLAR EN SANTA ROSA

A 15 días del reinicio de las clases, la ministra Evangelista pidió a los concejales la sanción de una ordenanza. La misma habilita la circulación por la ciudad de colectivos para traslado de escolares
En los últimos años Santa Rosa experimentó un vertiginoso crecimiento hacia el sureste, donde el IPAV construyó miles de viviendas sociales que hoy componen los barrios Néstor Kirchner, Pueblos Originarios, Nelson Mandela y Reconversión, entre otros. Si bien las nuevas barriadas contemplaban la construcción de escuelas y centros de salud para sus habitantes, esas obras están demoradas y los niños deben trasladarse a establecimientos ubicados en otros barrios o en el centro.
El transporte para esos niños es garantizado por el gobierno provincial. De hecho, el año pasado, se utilizaron colectivos. La contratación de dichos micros fue objetada por el Tribunal de Cuentas de la provincia, pues los mismos carecían de la habilitación municipal necesaria para circular con escolares por la ciudad.

Micros grandes.
Por ese motivo, la ministra de Cultura y Educación, Jacqueline Evangelista, inició gestiones en los últimos días ante los concejales de Santa Rosa para sortear el escollo que el organismo de control le impuso a su cartera. Así las cosas, el viernes último, a las 8, los ediles recibieron a la funcionaria y recogieron las explicaciones de su parte, junto con un pedido de rápido tratamiento de una ordenanza que habilitara la circulación de los colectivos.
“La ministra pidió la modificación de la ordenanza que regula el transporte escolar. La ordenanza se modificó para que el MCE pueda licitar, y se lo autorice el TdeC, la contratación de micros de tamaño grande para transportar los chicos a clase. Eso no estaba contemplado en la normativa actual”, explicó Cecilia Roigé, concejala del bloque del Frepam.
Hasta ahí hubo acuerdo por parte de los concejales, tal es así que la oposición acompañó la iniciativa cuando se votó en general, en la sesión que comenzó a las 13.30 del mismo viernes.

Excepciones.
Los aspectos que generaron controversias fueron los pedidos de excepción que debieron incorporarse en la ordenanza para que los micros que Educación pretendía contratar no quedaran fuera de reglamento. Por un lado, se los exceptuó de cumplir los requisitos de antigüedad que se les exige a las combis y minibuses que actualmente prestan el servicio y, por el otro, que las unidades puedan pertenecer a un solo dueño (los transportistas que prestan el servicio hasta ahora solo podían tener un vehículo a su nombre).
“Con esto queda claro que quien puede pagar el transporte escolar privado va con todas las condiciones de seguridad y, el que no, va en un vehículo viejo, cachivache. Ponen en un aprieto al CD diciendo que los chicos no van a tener quién los lleve a la escuela. Los micros urbanos, si bien no son del todo accesibles, tienen las medidas de seguridad y son gratuitos, por el boleto escolar. A la provincia le hubiera salido más barato subsidiar en parte los boletos a la comuna que un millón y medio que se le va mensualmente pagando este transporte escolar con micros de modelos viejos”, opinó Roigé.

Verificación.
La ordenanza establece que los micros que Educación contrate para llevar a los chicos de los nuevos barrios a la escuela tengan aprobada su Verificación Técnica Vehicular (VTV). Además, a pedido de la oposición, la ordenanza establece que debe informarse dos veces al año qué cantidad de niños se transportan.
Otro de los aspectos que la oposición ve como negativo es que se volcarán más colectivos al tránsito habitual en la ciudad, justo en el horario pico, donde el tráfico suele volverse caótico. Roigé recordó que el transporte escolar que habilita el municipio se realizaba con combis y minibuses justamente porque eran de un porte menor al de un colectivo.