Tambos: “Se necesita más plata”

PRODUCTORES AGUARDAN RESPUESTAS EN MEDIO DE LA CRISIS DEL SECTOR LECHERO

El presidente de la Cámara Pampeana de Productores de Leche (Capaprole), Alfredo de Elespuru, aseguró que las autoridades nacionales “van a tener que pagar lo que se reclama” para el sector poque, de lo contrario, “no habrá manera de salir” de la crisis que afecta a ese sector de producción primaria.
De Elespuru se mostró molesto luego de la reunión que días atrás que las entidades representativas del sector tambero mantuvieron con las autoridades de la Subsecretaría de Lechería, en la cual pidieron al Estado un aporte de 1,50 pesos por cada litro de leche producido durante los próximos cuatro meses, sobre la base de 4,50 pesos que están recibiendo.
En aquella reunión también participó el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, quien manifestó que en “estos últimos años, el sector perdió capital operativo y social, por eso queremos trabajar juntos para que con el financiamiento necesario se pueda recuperar el capital operativo, y con el diálogo, el social”. Además afirmó que “las puertas del Ministerio de Agroindustria van a seguir abiertas para continuar dialogando y trabajando en diversas temáticas tales como la presión impositiva, financiamiento, la apertura de mercados, transparencia y la recuperación de parámetros productivos”.
Respecto a estas declaraciones, De Eléspuru expresó: “tenemos tantas reuniones encima y nunca hemos llegado a nada”. Y añadió: “En esta oportunidad llegamos a la reunión y escuchamos barbaridades, por lo que decidimos que hasta que el primer tema de la orden del día no sea cómo se va a arreglar el precio, y quién lo va a arreglar, no vamos a conversar nada más porque no podemos seguir trabajando de esta forma”.

Costos.
Si bien los costos de la producción varían dependiendo las zonas y la dimensión de los tambos, “el promedio que se puede hablar de costo es de 5,50 pesos”, aseguró el presidente de la Capaprole y expresó que “van a tener que buscar una forma de pagarnos lo que pedimos porque nosotros necesitamos más plata”.
En charla con LA ARENA, De Eléspuru no dudó en caer en comparaciones con otros sectores que se ven beneficiados por el Estado, y mencionó que “así como se arreglan para pagar subsidios al fútbol o para descontarle retenciones a las mineras o para no cobrar intereses al sector financiero, van a tener que buscar la forma de arreglarnos porque tienen que proteger la actividad lechera que es el alimento primordial para la población”.

Pago atrasado.
Consultado sobre el cobro del Régimen de Compensación para Productores Tamberos, el cual consistía en un subsidio de 40 centavos para los primeros 3.000 litros diarios de producción -que no eran suficientes- el entrevistado recordó que “eso se hizo por unos meses, y en febrero fue la última vez, con 120 días de atraso. Lo cobramos hace poco” y recriminó “tardaron cuatro meses en mandarnos los miserables 40 centavos”.

Tambos cerrados.
El problema con el precio de la leche no es el único que padecen los tamberos. En estos últimos meses se sumó la emergencia agropecuaria a causa de las lluvias que dieron como resultado varios campos inundados. Conforme a los conocimientos de Alfredo de Eléspuru, “en La Pampa hay dos tipos de productor. Uno se encuentra en la zona de Quemú Quemú, donde la cantidad no es mucha y están dispersos. El otro tipo se puede encontrar en la zona de Macachín, donde la suma de productores es, quizá, más importante que la anterior. En esta última región, ya han cerrado tres tambos”.

“Más tranquilos”.
Por otra parte, el actual director de Ganadería dependiente de la Subsecretaría de Asuntos Agrarios, Ricardo Baraldi, había señalado semanas atrás a este medio que “en La Pampa no cerró ningún tambo y que los productores están más tranquilos”.
Además había expresado que “los productores no precisan el subsidio, precisan el precio, que la leche valga”. El presidente de la Capaprole ratificó que “hay campos con el 50% bajo agua y esa emergencia agropecuaria que dictó el gobierno, parece que no llegó a esta parte -hablando del sureste de la provincia-“. Finalmente expresó que “a nivel país, los productores medianos y chicos son los más afectados y los que cerraron primero”.

Falta de representatividad
El presidente de la Capaprole aseguró que, dentro de los tipos de productores que hay en el país, el productor lechero es “el último en ser tenido en cuenta”, en comparación con los que producen cereales y oleaginosas o el productor de carne. Y, a su vez, es “el que peor representado está, pero eso no es culpa del gobierno, es nuestra culpa, porque hay una falta de unión del sector tambero que es desesperante”.
De Eléspuru reconoció haber intuido que el problema de no poder cerrar el precio conveniente de la leche los iba a acercar más, y lo mismo pensó en cuanto a las inundaciones sufridas: “Creí que ante estas consecuencias se iban a arrimar más a las entidades específicas que existen, pero no fue así. En el caso de La Pampa puedo hacer una excepción, porque estos muchachos de la zona de Macachín han llamado para adherirse a la Cámara”.

La cadena láctea
De Eléspuru dijo que la Cadena Láctea se compone de cuatro eslabones. “Los primeros somos nosotros, los tarados que producimos la leche. Segunda está la industria, a quien le entregamos la leche, y nos paga cuando quiere y como quiere. Continúa la comercialización, que remarca a su vez los precios. Y la cuarta, es la ama de casa, que no tiene defensa, como nosotros. Un sachet de leche, que vale 18 ó 19 pesos, tiene de IVA 3,17 pesos, así que el gobierno tiene más ganancias por el impuesto del sachet que nosotros por la leche que está adentro. Parte de ese impuesto tendrían que darnos a nosotros”.

Mañana, reunión en Nación
El gobierno retomará el estudio de la crisis en la problemática lechera este miércoles en una reunión que sostendrán los funcionarios del Ministerio de Agroindustria y los ministros de las carteras de Hacienda y Finanzas, Alfonso Pray-Gay, y de Producción, Francisco Cabrera.
La meta es lograr la aproximación a una salida de la crisis que afecta a toda la cadena lechera, en especial a los productores, y propiciar una reunión con los supermercadistas, dado que la diferencia entre lo que percibe el tambero en tranquera y el precio de la leche en góndola es de casi 16 pesos.
La reunión fue confirmada por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, tras participar en la inauguración del stand del Banco de la Nación Argentina (BNA), en el ámbito de la Exposición Ganadera de Palermo.
“El miércoles nos vamos a reunir para buscarle una vuelta a la salida de esta situación, pero lo que se debe entender es que forman parte de una cadena de distribución y conjuntamente, productores e industria deben negociar y a partir de ahí fijar un criterio para distribuir el precio de la leche”, manifestó ayer Buryaile.
Por su parte, el Ministerio de Agroindustria ha realizado una serie de estudios de los costos, sobre la base de un valor estimado de $5 que debería percibir el tambero. “El problema es cómo llegamos y cómo determinamos esos porcentajes de pesos, porque la industria está muy complicada. No es casual que La Serenísima haya vendido el 25 por ciento de su paquete accionario y Sancor se desprendiera de su línea de productos más rentable”, añadió.

Ecuación.
El jefe de la cartera agroindustrial estimó que la solución pasa porque cada uno de los eslabones de la cadena láctea, en forma conjunta, negocie con los distintos canales de distribución.
Ante el cierre de pequeños tambos, el ministro aclaró que al sector lechero le cambió la ecuación porque “el año pasado teníamos un maíz de $850 la tonelada, sacamos las retenciones porque con un cambio del dólar a $15 no era rentable producir maíz al precio de ese momento. Hoy esos valores superaron lo que se pagaba al momento de eliminar las retenciones y se ubica entre 170 y 180 dólares la tonelada, mientras que en otros lugares alcanza apenas los 140 dólares”, manifestó.

Compartir