Tapón de Alonso: “No hay compromiso de cerrarlo”

Un periódico de Bahía Blanca asegura que hay malestar en las autoridades bonaerenses porque La Pampa no cumplió su compromiso de cerrar el cauce del Curacó. El secretario de Recursos Hídricos dijo que solo se comprometió a evaluarlo.
El secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, negó que exista un compromiso de nuestra provincia de cerrar el Tapón de Alonso, el terraplén que durante años contuvo el avance del río Curacó hacia el cauce del Colorado. El funcionario fue consultado ayer por LA ARENA dada la publicación de un artículo periodístico en el diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, donde se afirmaba que existía un malestar en las autoridades de la provincia de Buenos Aires por una promesa incumplida del gobierno pampeano.
“Vencido el plazo que se había acordado durante la última reunión interprovincial, en Buenos Aires, la provincia de La Pampa no cumplió con su promesa de cerrar el llamado “Tapón de Alonso”.
La novedad se conoció en las últimas horas y ha renovado la preocupación en las provincias de Buenos Aires y de Río Negro, frente a la amenaza de que las aguas del río Curacó lleguen al Colorado, originando una salinización que afectaría a las poblaciones que se abastecen desde este último río y a los sectores productivos”, sostiene la crónica del diario bahiense.

Compuertas.
Schlegel aseguró que su compromiso en aquella reunión fue el de evaluar la colocación de un sistema de compuertas en la zona del Tapón de Alonso para cerrarlo. Sin embargo, supeditó esa medida a lograr los consensos necesarios en nuestra provincia, tanto en el seno del propio gobierno provincial como con los productores de la zona de Puelches, cuyas tierras sufren la salinización.
Durante años La Pampa sacrificó grandes extensiones de tierras para impedir que el curso salino del Curacó avance hacia el Colorado. La consecuencia fue la salinización de enormes superficies que quedan inutilizadas por el efecto de la sal.

“Sacrificio”.
“Acá todos piden que el sacrificio no sea nuestro”, se quejó Schlegel. El funcionario aseguró que hay productores que ya han manifestado que no quieren que nuevamente se formen lagunas que salinicen sus campos, puesto que allí hacen cría de ganado y se verían perjudicados. Actualmente, la cantidad de agua que ingresaba de Mendoza por el Atuel bajó de 17 metros cúbicos por segundo a 10. El curso del río Salado pasó la localidad de La Reforma y está llenando los bañados de las lagunas La Tigra, La Brava y La Leona, ubicadas al norte de Puelches.

Compartir