Tarifas nuevas, problemas viejos

El fin de semana comenzó a regir la nueva tarifa en el servicio de taxis de la ciudad. Como cada seis meses, tal lo previsto en la ordenanza vigente, el precio de alquilar un auto en la ciudad fue actualizado. Previo a esto, la Catarata y el Sipetax, la cámara de propietarios de taxis y el gremio de los choferes, respectivamente, realizaron protestas y reclamos por el atraso que, según consideran, tiene la tarifa del servicio.
Luego del último incremento, la bajada de bandera (el precio que se paga solo al subir al taxi) pasó de 14,19 a 17,79 pesos, mientras que la ficha (se suma cada 90 metros recorridos) pasó de 0,82 a 1,03 pesos. Lo que no cambió es la dificultad que encuentran los usuarios del servicio los días de lluvia para conseguir que algunas de las empresas de radio taxis de la ciudad atienda el teléfono.
Una vez más, arreciaron las quejas de los usuarios por la falta de servicio, sobre todo cuando esos vecinos viven en las zonas de la ciudad que no cuentan con calles pavimentadas. Una vez más, cuando el tema es abordado con los licenciatarios del servicio, la respuesta es la misma: hay calles donde no se puede transitar y los costos de mantenimiento de los vehículos se fueron por las nubes, sin contar con los últimos aumentos que Nación impuso en el GNC, el cual, por el otro lado, está parcialmente cortado desde la semana pasada por disposición de la secretaría de Energía de la Nación.

Compartir