“Temo una guerra civil”

LA HISTORIA DEL DIA. ATILIO BORON ES "PESIMISTA" PARA LA CONSTITUYENTE DE HOY EN VENEZUELA

El politicólogo afirmó que el trasfondo de todo el conflicto que atraviesa el país sudamericano está relacionado con la enorme reserva de petróleo que posee y de la que Estados Unidos se quiere adueñar.
Con el marco de un país convulsionado y con el temor a graves incidentes Venezuela dará hoy un paso decisivo para su futuro inmediato. El llamado a las urnas para modificar la actual Carta Magna tiene en vilo a la nación bolivariana y un experto en política internacional como Atilio Borón advirtió ayer el peligro de que durante la jornada eleccionaria se desate “una guerra civil”.
Borón, reconocido sociólogo y politicólogo argentino, se mostró “pesimista” con lo que pueda suceder hoy debido a que “la facción terrorista que maneja a la oposición va a generar disturbios” y ello puede derivar en un levantamiento de las barriadas populares de la capital, Caracas.
“Hay una facción terrorista que es la que está dispuesta a todo y tengo miedo que ese sector violento pueda cometer actos que desalienten la concurrencia a las urnas. Hay que pensar que si quemaron gente viva solo por portación de cara es probable que muchos se queden en sus casas. Creo que va a haber gravísimos disturbios y esto puede derivar en una guerra civil porque, hasta ahora, la gente de los ranchos y de las barriadas populares de Caracas se quedó quieta, pero su paciencia está a punto de agotarse. Y si eso pasa no quisiera estar ahí”, analizó Borón en una entrevista con Radio Noticias.
El analista dijo que la situación en Venezuela es “un proceso político acosado por fuerzas externas”, especialmente de Estados Unidos, que tiene como objetivo fijo el apetecible reservorio de petróleo que posee el país sudamericano.
“Venezuela tiene la desgracia, aunque algunos dicen la fortuna, pero para mí la desgracia de tener la mayor reserva de petróleo en el planeta Tierra, y eso la transforma en un blanco muy pero muy importante para de los intereses de Estados Unidos. Recordemos que el secretario de Estado designado por el presidente Donald Trump es Rex Tillerson, quien fue el CEO de Exxon Movil, la mayor petrolera del mundo. En el fondo esto no es otra cosa que la disputa por el petróleo”, aseguró el sociólogo.

Violentos.
Borón recordó que (el fallecido ex presidente Hugo) Chávez nacionalizó el petróleo en 2003, después de la huelga de ese sector, e introdujo cambios en la licitación petrolera. “Y ahora Estados Unidos quiere ese petróleo que considera suyo, lo cree propio, y en ese sentido hay una impaciencia de sectores que, en lugar de esperar el turno electoral, quieren sacar a Nicolás Maduro por la fuerza, con actos muy pesados, de extrema violencia”.
El sociólogo afirmó que la oposición al gobierno “está manejada por una facción hegemónica, absolutamente violenta que fue la que provocó todos estos actos, primero con las barricadas, luego con los saqueos, luego quemando vivas a personas, luego con enfrentamientos armados con la policía. Y todo eso generó un deterioro político muy grande, entonces la salida que encontró Maduro fue la Constituyente de mañana (por hoy)”.
En ese sentido, Borón consideró “todo un gesto” lo hecho por Maduro: “Dijo listo, juguemos, voten, ganen y hagamos esto dentro de la democracia. Eso tiene que ser valorado porque el presidente venezolano pone en juego nada menos que la Constitución chavista”.

Periodismo.
Consultado sobre el rol de los grandes medios de comunicación, Borón fue tajante y aseveró que hoy los grupos mediáticos dejaron de ser organizaciones o empresas periodísticas para convertirse “en lobbistas que funcionan con una agenda que les marcan los grandes grupos económicos, y por lo tanto mienten descaradamente a su público. Es información absolutamente manufacturada por intereses económicos, por eso yo hablo de la muerte del periodismo”.
El analista añadió que “la guerra mediática la van ganando ellos” en referencia a los opositores.
“Culpan permanentemente a Maduro y dicen que hay más de 100 muertos a manos de la policía bolivariana, cuando la policía no lleva armas. Es una locura. Y acá en Argentina nos pasa lo mismo. Tenemos un presidente de la Nación (Mauricio Macri) involucrado en los Panamá Papers y el periodismo no dice nada. Ahora van a aparecer los Bahamas Papers, con algo similar y de mucha gravedad, y seguramente se va a acallar todo. Ya no es más periodismo. Hay ocho individuos en el mundo, como el dueño de Microsoft (Bill Gates), el de Facebook (Mark Zuckerberg), el de Zara (Amancio Alcorta), el señor Carlos Slim, que tienen tanta riqueza como 3.600 millones de personas, entonces evidentemente los intereses que se mueven para mantener ese orden social son muy poderosos, y los medios cumplen un papel fundamental para manejar las noticias y que la gente piense que el gobierno de Venezuela es una dictadura. Uno puede tener muchas críticas al gobierno de Maduro, pero decir que es una dictadura es una total locura”.
¿Qué opina sobre el incidente con Jorge Lanata, que no pudo entrar al país?
“Lanata hace mucho tiempo que dejó de hacer periodismo: hace propaganda. No lo dejaron entrar porque allá no son tontos y todos saben que iba a hacer lío. En un país que está en víspera de elecciones y que está agredido constantemente es obvio que Lanata iba a provocar más aún todavía. Y lo que hace él es exasperar los ánimos. Lo suyo es propaganda y evidentemente lo hace muy bien”.