“Tenemos que mantener la identidad”

MARIO GONZÁLEZ, ÚNICO RADICAL PAMPEANO EN SETÚBAL

Fue el único pampeano que participó en la reunión realizada en laguna Setúbal, lugar que sería el punto de partida de un movimiento que culminó con la llegada a la presidencia de Raúl Ricardo Alfonsín.
“En Setúbal lo que se consideró es volver a las bases del partido radical. Quedar por ahora dentro de Cambiemos, pero marcando que no somos partido Cambiemos, sino que es una alianza de partidos, que tenemos que mantener la identidad partidaria”, sostuvo el pampeano Mario González, referente de la Organización de Trabajadores Radicales.
González recordó que la invitación -el convocante era el “Changüi” Cáceres- era abierta, “y aunque hubo otros que dijeron que iban a participar de nuestra provincia al final no fueron. Éramos medio millar de personas, de todos los distritos del país”, completó.
El encuentro fue en un club de básquet de laguna Setúbal, en la provincia de Santa Fe. Al final se dio a conocer un contundente documento cuestionando a quienes propiciaron la fusión en Cambiemos, aunque no se rechazó de plano la alianza con el macrismo.
El documento difundido dice, entre otras cosas: “Los radicales somos la UCR”. Luis “Changüí” Cáceres pidió por la “reconstrucción del radicalismo” y pidió que “pensando en la República, salvemos el partido”.

Rechazo total.
“Medio millar de radicales de todas las provincias y de la CABA, reunidos en Setubal, asumimos ahora un nuevo desafío. Los hombres y mujeres del radicalismo hemos creado este ámbito de debate y reconstrucción porque las instituciones partidarias no habilitan hasta hoy la deliberación horizontal y democrática”, sostuvieron los firmantes, entre ellos Juan Manuel Casella, Lucía Alberti y Carlos Becerra.
Agregaron desde Setúbal que “la pretensión de algunos sectores, propios y ajenos, de licuar el radicalismo en otros espacios merece nuestro rechazo total” y así reafirmaron “la identidad partidaria” y el “compromiso con los desposeídos”.
Y sigue el documento: “La pretensión de algunos sectores, propios y ajenos, de licuar el radicalismo en nuevos espacios, merece nuestro rechazo total. Rechazo porque la pretensión de disolver el radicalismo es solo un proyecto suicida para la republica que se está recuperando. Rechazo porque la identidad partidaria debe preservarse en todos los ámbitos de la representación institucional. Rechazo porque la instauración de más y mejores niveles de justicia social, igualdad de posibilidades, oportunidades y movilidad social ascendente, encuentran diferencias insalvables con las medidas anunciadas. Rechazo porque una democracia con la UCR débil es una democracia frágil”.

Identidad y compromiso.
Los radicales de Setúbal reafirmaron “la identidad partidaria, y el compromiso con los desposeídos. Nuestra demanda de políticas públicas que reparen la fragmentación social defienda a ultranza los derechos humanos, recuperen un camino consistente hacia el desarrollo económico e impulsen la integración latinoamericana. Nuestra exigencia para que el próximo comité nacional exprese la identidad partidaria, reafirme la independencia de criterios del radicalismo y establezca un dialogo constructivo con la sociedad y el gobierno. Nuestra decisión de reclamar a la honorable convención nacional un rol protagónico en la consecución de aquellos objetivos”.

Una nueva etapa.
En el cónclave de Setúbal los radicales que participaron ratificaron su convicción de que se está “asistiendo al comienzo de una nueva etapa para el radicalismo.
Una etapa caracterizada por la recuperación de la militancia, la horizontalidad en la toma de las decisiones, la reconstrucción desde abajo hacia arriba de esta herramienta fenomenal que la historia Argentina nos ha dado y estamos dispuestos a recuperar, preservar e impulsar para las próximas generaciones.
En esta dirección, quienes participamos de Setúbal, trabajaremos junto a los sectores de nuestra militancia juvenil, universitaria, barrial y gremial para consolidar este camino iniciado. Como decía Leven son, doctrina para que nos entiendan, conducta para que nos crean”, concluyeron.