ARA San Juan: la espera de una pampeana

Entre los familiares de los tripulantes que esperan novedades del submarino ARA San Juan, desaparecido hace una semana en el mar argentino, hay una pampeana. Se trata de Anabela Aguirre, una joven diseñadora gráfica que hace varios años dejó la ciudad de Santa Rosa para radicarse en Mar del Plata. En la ciudad balnearia formó su familia y tiene un pequeña hija con uno de los hombres que zarparon en el sumergible. Este diario pudo saber que desde la semana pasada ella integra el reducido grupo de personas que recibe los partes oficiales en la Base Naval.
En un contacto vía Facebook con La Arena, la joven (que es sobrina del ex Administrador Provincial de Energía, Carlos Llinás) omitió dar detalles sobre la identidad de su marido pero dijo: “Si, soy la señora de uno de los tripulantes del ARA San Juan. Seguimos a la espera de novedades de su hallazgo. El tiempo pasa y se torna desolador el panorama”.
Un dato llamativo es que el joven no aparece en las listas de tripulantes que fueron publicadas por distintos medios nacionales. Ayer un cronista de este diario se comunicó con un oficial del área de prensa de la Armada Argentina, quien negó que la fuerza haya difundido la lista. “No vamos a difundir ninguno de los nombres de los tripulantes. Quedará a cargo de cada familia dar a conocer esos datos”, dijo la fuente. Sucede que hasta el momento solo se han dado a conocer 41 nombres de los 44 tripulantes del ARA San Juan

Falsa alarma.
La intensa búsqueda contrarreloj del desaparecido submarino “ARA San Juan” sumó en las últimas horas de ayer momentos de incertidumbre al rescatarse en alta mar una balsa vacía y detectarse bengalas luminosas, aunque en ambos casos luego se verificó que no pertenecían a la nave cuya suerte es un misterio desde hace ya seis días.
El amplio operativo internacional de rastrillaje, al que se encuentran afectadas unas 4.000 personas de distintas nacionalidades y ubicadas en diferentes puntos, se intensificó este martes gracias a la mejora en las condiciones climáticas en la zona, con la participación de más de 30 embarcaciones y 16 aeronaves.
Hoy se cumplen siete días de la última comunicación que tuvo el sumergible con la base naval de Mar del Plata, por lo que crece la preocupación debido a que comienza a agotarse su capacidad de oxígeno si no sale a la superficie.
“No descartamos ninguna hipótesis. Suponiendo la fase más crítica que sería que el submarino esté en inmersión y que no pueda emerger, estamos en el sexto día de oxígeno”, explicó el vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, quien prefirió “no aventurar conjeturas sin más evidencias”.

Una balsa vacía.
Balbi también confirmó ayer que fue hallada y rescatada por los barcos una balsa vacía, lo que en principio había despertado esperanzas de poder localizar el submarino, pero luego se verificó que no pertenece al “ARA San Juan”.
La balsa, según se informó, fue divisada este lunes por la noche por una aeronave que sobrevolaba la zona, pero tras el rescate realizado por la corbeta “Rosales” y el destructor “Sarandi”, se determinó que no correspondía al sumergible que está siendo buscado.
Balbi precisó también que desde un avión P8 de Estados Unidos se divisaron “bengalas blancas” de origen desconocido, pero tampoco corresponden al submarino, que sólo llevaba bengalas de color rojo y verde.
Al referirse al posible origen de la balsa, después de constatarse que no hay ningún naufragio ni pedido de auxilio en la zona, el vocero sostuvo que “pudo haberse desprendido de una embarcación por las malas condiciones del tiempo”. En tanto, el capitán de la misma fuerza Gabriel Galeazzi agregó que por el momento “no se pudo constatar el origen de la balsa ni de las bengalas”.

Al rescate.
Ayer también partieron desde Comodoro Rivadavia dos buques con material del Escuadrón de Rescate Submarino de la US Navy, el “Skandi Patagonia” y el “Sophie Siem”, que llevan equipos de alta tecnología y también personal de la Armada para brindar asesoramiento.
Balbi sostuvo ante la prensa que el notable mejoramiento en las condiciones climáticas en la zona favorece el barrido submarino por parte de buques afectados a los rastrillajes.
Las olas de seis metros de altura y los fuertes vientos finalmente dieron lugar a buen clima, con ráfagas no superiores a los 30 kilómetros por hora, favorables a los esfuerzos para encontrar el sumergible con navíos, aeronaves y recursos de una decena de países.
“Hay cinco buques en el área en el que se registró por última vez el submarino, que es de 20 kilómetros por 20 kilómetros. Además se incorporaron tres destructores con sonar para barrer de norte a sur el camino que iba a seguir para Mar del Plata. No descartamos nada, ni que los pesqueros lo puedan detectar”, explicó Balbi.

Pronóstico.
Se espera que las condiciones climáticas se mantengan al menos hasta este miércoles, cuando se produciría una nueva situación de inestabilidad, según se pronosticó. Hasta ahora, las condiciones meteorológicas no habían acompañado la intensa búsqueda que comenzó el pasado viernes.
“Debido a las mejoras en las condiciones meteorológicas, los buques podrán intensificar el patrullado marítimo y optimizar la performance de sus sensores”, se informó en un comunicado.
Y se agregó: “Como parte de las operaciones, el USN Atlantis, el HMS Protector y el ARB Almirante Maximiano, se sumarán a los buques oceanográficos ARA Austral y ARA Puerto Deseado, empleando sus sensores de zona multihaz en el área de operaciones”.

Visita de Macri y misa de Poli
El presidente Mauricio Macri se reunió ayer en la sede de la Armada con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y los jefes de las tres Fuerzas Armadas donde fue informado de las tareas que se llevan a cabo en el marco de los operativos de búsqueda.
“El presidente nos dijo que utilicemos todos los medios disponibles para encontrarlo o detectarlo”, comentó el vocero Balbi al término del encuentro. El mandatario había visitado el lunes la Base Naval de Mar del Plata para reunirse con familiares de los tripulantes del submarino.
En tanto, el cardenal Mario Aurelio Poli, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina (ex obispo de la provincia de La Pampa), celebró ayer a la tarde una misa en la Catedral porteña para rezar por la suerte de los tripulantes.