Tensión en el Meridiano V

UN LIMITE CALIENTE ENTRE LA PAMPA Y BUENOS AIRES

Las provincias de La Pampa y de Buenos Aires reforzaron ayer sus respectivas presencias policiales en el camino del Meridiano V para prever que alguna de las partes realice intervenciones en detrimento de la otra. Entre el martes por la noche y el miércoles a la siesta hubo al menos tres advertencias de productores pampeanos por la presencia de máquinas viales bonaerenses en la zona.
Los avisos por el paso de esos equipos viales activaron las alarmas del lado de La Pampa y generaron una rápida reacción de parte de autoridades ejecutivas y judiciales. El martes por la noche, fueron el fiscal general de General Pico, Armando Agüero, el intendente de la localidad de Intendente Alvear, Francisco Traverso, y autoridades policiales, quienes concurrieron rápidamente al límite interprovincial ante el llamado telefónico. “Estuvimos entre las 22 y la 1 del miércoles, pero no encontramos nada; por suerte, fue una falsa alarma”, comentó Traverso ayer por la tarde a través de Radio Noticias. “Lo que sí nos llamó la atención fue encontrarnos con una presencia policial de Buenos Aires que hasta hace unos días no había”, acotó.
Las advertencias se repitieron el miércoles por la mañana y después del mediodía. El motivo fue el mismo: presencia en la zona de máquinas viales de la municipalidad de Rivadavia, las mismas que hace una semana levantaron un terraplén que no solo no estaba autorizado sino que incluso invadía territorio pampeano. “Esas máquinas han estado circulando por allí y motivaron estas alarmas”, estimó Traverso.
Los llamados de ayer motivaron la inmediata presencia del secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, en el Meridiano, que también concurrió acompañado por presencia policial.

Más policía.
A raíz de estos sucesos, el gobernador Carlos Verna ordenó reforzar la presencia policial pampeana en el lugar. “En tres puntos”, señaló Traverso. “Cerca de la (ruta nacional) 188; aquí en la (ruta provincial) 2 y cerca de Gonzalez Moreno”. A ello se suma un patrullero que recorre en camino de ida y vuelta.
La zona más delicada en este momento es la que está a la altura de la localidad bonaerense de Gonzalez Moreno, donde ha llegado una enorme masa de agua que atravesó el extremo noreste de la provincia y ahora sigue la pendiente natural hacia provincia de Buenos Aires. Fue en esa zona donde se construyó el terraplén que generó esta sensibilidad entre las dos provincias.
“Hace cuatro meses que estamos esperando que el agua llegue hasta ese punto al norte de González Moreno; es el agua que viene bajando de Córdoba, pasa al este de Bernardo Larroudé, atraviesa la ruta 188; luego camina en diagonal en sentido noroeste a sureste por todo el ejido de Larroudé hasta la ruta 2; pasa por la ruta 2, y sigue otro trecho bastante largo por el ejido de Alvear y de General Pico, hasta encontrarse con el camino del Meridiano cerca de González Moreno”, puntualizó Traverso.
“Recorre 40 kilómetros y ha llegado hasta ese punto. Es una masa inmensa, y necesitamos que se vaya”, remarcó. Esta masa líquida la que el intendente de Rivadavia, Javier Reynoso, intentó detener la semana pasada cuando mandó hacer un terraplén que impidiera el paso del agua desde La Pampa hacia Buenos Aires, acción que motivó una rápida reacción de parte del gobierno pampeano.
“Ya sabemos de estas acciones para intervenir en el camino del Meridiano. Por eso hemos tomado estas precauciones, y son nuestros productores los más atentos a lo que se pueda hacer por izquierda”, valoró el intendente pampeano.