Tensión en Río Colorado

Diez horas de suma tensión y dramatismo se vivieron el jueves por la tarde en las rutas de acceso a las colonias frutícolas de Río Colorado, entre trabajadores y afiliados de Uatre y los productores locales, luego que el gremio de los obreros realizara piquetes impidiendo la entrada o salida de fruta en la localidad.
Según informó el diario Río Negro, la solución “provisoria” llegó pasadas las 22.00, cuando el responsable de la cámara de Productores, Víctor Pardo, y el secretario gremial de Uatre, Lorenzo Valdebenito, se reunieron a dialogar y negociar la tregua.
En medio de los dos piquetes y en plena ruta llegaron a un primer acuerdo y evitaron un enfrentamiento “cuerpo a cuerpo” entre los dos sectores.
En las oficinas de la secretaría de Trabajo local firmaron el acta donde consta como punto principal que “a partir de la próxima semana todo aquel empleado rural que se encuentre trabajando en ‘negro’ y por su propia voluntad quiera ser blanqueado, el responsable de sus servicios tendrá que aceptar realizarle los trámites legales correspondientes y que se respete el convenio vigente a la hora de cosechar”.
Desde la gobernación provincial se comprometieron a “flexibilizar las inspecciones a las chacras”.
Durante las horas que duró el conflicto en los piquetes se vivieron momentos dramáticos. Un camionero cargado con frutas ofuscado por la situación atravesó el piquete, lo que desató la bronca de los manifestantes. También distintos productores realizaron denuncias policiales luego de sufrir daños en sus vehículos particulares y recibir amenazas.
A unos kilómetros de los cortes un centenar de productores comenzaron a reunirse y varios de ellos, al igual que los manifestantes, se armaron con distintos objetos contundentes.
Al conflicto llegaron los responsables de las comisaría local, con una veintena de efectivos, y sobre las 18.00 lo hizo el jefe de Unidad Regional IV de la Policía de Río Negro, comisario Daniel Roberto Jara, y efectivos del Cuerpo de Operaciones Especiales y de Rescate (COER).
Desde el sector gremial apuntaron como responsables directamente al gobernador Alberto Weretilneck y al intendente Carlos Pilotti. “El miércoles, ante un pedido de los chacareros, inmediatamente sacaron las inspecciones, avalando a que se siga pisoteando al trabajador, que sólo está reclamando lo que le pertenece y rige por ley”, manifestó Valdebenito.