Testigo declarará por una videoconferencia

HOMICIDIO EN "EL MOLINO"

La tercera jornada por el homicidio de Darío Cruzate se realizó ayer por la mañana en el Centro Judicial de Santa Rosa en la que declararon cinco testigos ofrecidos por la querella entre ellos la mujer del fallecido. Fuentes judiciales informaron a este diario que los testimonios no aportaron “demasiados elementos relacionados al hecho” y que “para la cuarta jornada de debate (que se realizará mañana partir de las 8.30) declarará un testigo por videoconferencia que está imposibilitado para asistir personalmente al juicio”. Solo restará para el día viernes o para la próxima semana los alegatos de las partes.
En la primera audiencia, la principal acusada, María Alejandra Alarcón, reconoció haber apuñalado a la víctima, pero manifestó que fue en defensa propia. Los otros imputados, Rubén Esteban Carriqueo y Fabián Andrés Echeverría, declararon que no participaron del ataque.
El fiscal Oscar Cazenave acusó a Alarcón de homicidio simple, que lleva una pena que va de 8 a 25 años de prisión, mientras que los demás imputados fueron partícipes necesarios, manifestando que ayudaron a lavar el arma homicida y a ocultarla sobre los techos.

El hecho.
El 23 de octubre de 2015 a las 3 de la madrugada, Darío Cruzate (27), quien finalmente resultara asesinado, ingresó junto a otra persona a un complejo de departamentos de la calle Libertad al 1157, en el barrio El Molino, supuestamente buscando a un tercero. En estas circunstancias, se encontró con un grupo de más de 10 personas que comía un asado en el patio del lugar, iniciándose una pelea, en la cual Cruzate fue atacado a golpes de puño, patadas y recibió dos puñaladas que le costaron la vida. El joven murió en el hospital Lucio Molas.