Tiene fractura de cráneo

MOTOCICLISTA CHOCO CONTRA UNA PALMERA Y SE ENCUENTRA GRAVE

El joven identificado como Matías Robledo de 25 años, se encuentra internado en el hospital Lucio Molas luego de haber chocado una palmera cuando viajaba en su moto. Aparentemente no tenía casco puesto.
Un joven motociclista, identificado como Matías Robledo (25) se encuentra internado en el hospital Lucio Molas luego de haber chocado una palmera en calle Diego González, entre Viniegra y avenida Spinetto, en el barrio Villa Alonso. El joven perdió el control de su moto luego de haber pasado a alta velocidad por un lomo de burro. Aparentemente no tenía el casco puesto e iba en contramano.
El episodio ocurrió a tempranas horas de la mañana de ayer, cuando el joven se dirigía por calle González en sentido este-oeste, cuando la única mano de dicha arteria es oeste-este. La motocicleta colisionó contra una palmera y terminó tendida en el suelo, mientras que el joven recibió golpes en su cabeza, tiene fractura de cráneo y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Una fuente sanitaria informó que “fue intervenido apenas llegó, está en terapia intensiva con respirador y se espera la evolución”.

Más accidentes.
No es la primera vez que ocurre un accidente a causa de dicho lomo de burro. El 8 de marzo del 2015 un joven de 20 años murió luego de caerse de la moto cuando pasó un lomo de burro a alta velocidad y perdió el control de su motocicleta. Finalmente terminó tendido en el asfalto. La víctima, Matías Nicolás Muñoz, no llevaba casco y murió en el acto por el fuerte golpe.
El accidente ocurrió a la 1.05 en la calle Gobernador González, entre Viniegra y avenida Spinetto, cuando la víctima pasó sin frenar un lomo de burro, y como consecuencia perdió el control de la moto Honda 125cc., y cayó al asfalto. “Iba a alta velocidad”, afirmaron desde Accidentología.
En ese mismo reductor de velocidad, en octubre del año 2014, se accidentó el dirigente barrial Néstor Fabián Avendaño, aunque en ese momento el lomo de burro no estaba señalizado. Horas después de ese hecho, apareció la señalización correspondiente que advertía sobre la variación de la calle.
“El problema es, principalmente, que el lomo de burro en horas de la noche no está iluminado, y se dificulta su visión por lo que, quien no conoce la zona, lo ve de repente y se lleva una sorpresa. Además justo en ese lugar hay un árbol grande que tapa la luz de la calle”, comentaron los vecinos.

Compartir