Tierno, en silencio

ACUSACIONES Y PEDIDOS DE INFORMES

Por más que haya abandonado sus funciones hace dos semanas, el ex subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico, Claudio Izaguirre, sigue siendo un verdadero dolor de cabeza para el ministro de Seguridad: el jueves pasado, el “especialista antidrogas” que Tierno había convocado como mano derecha prendió el ventilador y dijo que su ex jefe “conoce los campos en donde se produce marihuana” y “las pistas clandestinas de aterrizaje por donde entra y sale cualquier cosa ilegal que se quiera ingresar o sacar de los límites provinciales”. Las declaraciones a este diario no son menores si se tiene en cuenta el lugar que ocupó durante seis meses el polémico funcionario que llegó desde Buenos Aires y el hecho de que haya sido en ese tiempo un hombre del riñón de Tierno.
Las afirmaciones de Izaguirre no pasaron desapercibidas en el ámbito político y motivaron pedidos de informe en la Cámara de Diputados. Fue el legislador del Frepam, Abel Sabarots, el primero en criticar la “inoperatividad” de la cartera de Seguridad frente a los delitos complejos como el narcotráfico y calificó como “graves” a las declaraciones del ex subsecretario de Adicciones de la provincia, ya que “no pueden pasar inadvertidas, y nos ponen en la obligación de pedir explicaciones”. Si bien el legislador presentó el viernes pasado un pedido formal en la legislatura, el ministro Tierno, hasta el momento, no salió a responderle ni a Sabarots ni a Izaguirre, ni a nadie.

Blindado.
Si se tiene en cuenta el blindaje que el Partido Justicialista le hizo al ministro Tierno, es poco probable que el pedido de Sabarots prospere en la Cámara. Semanas atrás el diputado del Frente Pampeano para la Victoria, Eduardo Tindiglia dijo que era “alarmante” la protección del PJ al funcionario y detalló todos los pedidos de informe que se hicieron en apenas 6 meses: los apremios ilegales denunciados por el secretario legislativo Alfredo García (la causa fue archivada por la Justicia), la detención de militantes de izquierda cuando realizaban pintadas por el 24 de marzo, la detención de la periodista Cintia Alcaraz cuando intentaba filmar un procedimiento policial y la represión en el conflicto por el desborde del río V.
Por su parte, el diputado Daniel Robledo (Pueblo Nuevo) expresó su preocupación por el proceder de la policía. “El proceder indiscriminado de la policía genera a la sociedad un rechazo y una violencia que es preocupante”.

Silencio policial.
Pero el silencio no es solo de Tierno sino también de sus subordinados. En su edición de ayer, LA ARENA contó que el jefe de Policía, Roberto Ayala, evitó opinar sobre los 11 predios donde se produce marihuana y 60 pista de aterrizaje ilegales denunciados por Izaguirre. “No voy a opinar. Es un funcionario del Ministerio de Seguridad que renunció. Sin comentarios”, dijo.

Disculpas obligadas.
Días atrás Tierno se vio obligado a pedir disculpas públicas por primera vez cuando Izaguirre, en una entrevista con este diario, acusó al ministro de Salud (Rubén Ojuez) de ponerle palos en la rueda, a la ministra de Educación, María Cristina Garello, de ser “una mujer agresiva, altanera y complicada que necesita atención psiquiátrica” y definió a la diputada Sandra Fonseca, esposa del ministro como “una rompepelotas”.

Compartir