Tierno no dijo por qué dio la orden de “tirar a la cabina”

INTERPELACION

Con fuertes abucheos que bajaron desde la tribuna, el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, fue interpelado ayer por más de cuatro horas en la Legislatura por el asesinato de Santiago Garialdi. Lejos de asumir la responsabilidad política del homicidio por el accionar de la policía, dijo que estaba “esperando la decisión de la justicia” y tiró toda la carga de la culpa a los efectivos acusados.
La exposición fue extensa y en todo momento el funcionario evitó dar precisiones y respuestas concretas a las preguntas de los diputados. El interrogatorio estuvo a cargo de la oposición principalmente, ya que el justicialismo -salvo el presidente de la bancada, Espartaco Marín- preguntó en algunas oportunidades y sin profundizar demasiado.
Tierno llegó al recinto acompañado por sus custodios. A su ingreso recibió los abucheos del público. “Fuera Tierno, fuera”, “asesino”, “golpeador”, “sinvergüenza”, gritaron los asistentes en las distintas intervenciones.

Cacería.
En su exposición, Tierno dijo que “en el ámbito rural, hay distintas situaciones que generaron reclamos de instituciones de productores y trabajadores” y planteó la necesidad de “optimizar la normativa vigente” en el control de la cacería. Y enseguida se refirió al caso Garialdi, explicando que “con elementos del expediente administrativo, de inmediato se dispuso el pase a pasiva” de los policías.
“Esperamos la resolución de la justicia, con elementos que se van incorporando y deben ser valorados. La difusión del contenido de la causa no totaliza el contenido. El Poder Judicial pretende descubrir la verdad, si hay un interés distinto, puede ser utilizado con otro objetivo”, agregó Tierno, indicando que “la familia nos dijo que no quería que se use la muerte de su hermano con otros fines”.

Daño irreparable.
Luego expusieron los radicales Abel Sabarots y Patricia Testa, autores del pedido de interpelación aprobado por unanimidad. “Garialdi fue asesinado brutalmente por un policía que actuó representando el brazo ejecutivo del Estado. Es un claro ejemplo de la violencia institucional y transgresión de los derechos humanos que se sufre en la provincia”, señaló Testa.
Sabarots, en tanto, dijo que “los pampeanos” no estaban dispuestos a resignarse “a la permanente violencia institucional del Ministerio de Seguridad”. “El daño ocasionado es irreparable. La impunidad no puede ser una alternativa admisible. Este no es un hecho aislado”, sostuvo. El legislador consideró que la muerte de Garialdi hubía sido una emboscada, seguida de un abandono de persona. “Esa responsabilidad le cabe al ministro”, disparó.

Sin audio.
Posteriormente, el legislador intentó pasar un audio de una entrevista en la que Tierno recomendaba a la policía rural dar “el primer tiro al aire y el segundo a la cabina” en aquellos procedimientos en los que los cazadores no detuvieran su marcha ante el alerta de las patrullas. El PJ negó esa posibilidad. “Cuando hice esa nota no era ministro, por lo tanto es inadecuado hacer un análisis. No era funcionario en ese momento”, manifestó el funcionario. Y agregó: “En siete meses hasta la situación de Lonquimay no hubo ni un disparo en el ámbito rural”.
Sabarots insistió y afirmó que Tierno no había respondido si impartió o no esa orden a la policía rural. “Ya contesté”, respondió el ministro.
Desvíos.
Luego, la diputada Alicia Mayoral (PJ) le preguntó por los ejes de la política de seguridad y despertó las críticas del público, que entendió que cambiaba el foco de la temática. Tierno, con tranquilidad, respondió que la política se “basa en la prevención y un trabajo integrado con todos los organismos”.
Roberto Robledo (PJ), tío político de Garialdi, también llevó la cuestión a otro lado y preguntó sobre la posibilidad de incorporar equipamiento para la policía rural. Tras esas intervenciones, el oficialismo se mantuvo en silencio. La oposición intentó volver a encausar la interpelación en torno a la muerte del cazador y el procedimiento policial.

Condenado.
Ante una pregunta de Luis Solana (Frepam), Tierno afirmó que “la responsabilidad se tiene que determinar en la justicia” y justificó el accionar de la policía y la represión en el conflicto por el desborde del río V, indicando que la policía pampeana recibió “violencia, ataques” por parte de personas que “impedían” el pase de las maquinas de Vialidad que iban a trabajar en la zona.
El diputado Eduardo Tindiglia recordó que Tierno está condenado por abuso de autoridad por su gestión en el municipio de Santa Rosa en 2008 y destacó que es “inconcebible” que continúe en funciones.
En otro pasaje de la interpelación, Tierno dijo que era “falso” que existiera una política represiva contra los jóvenes y los niños en La Pampa. Consultado sobre el caso donde dos niños fueron demorados por jugar al “ring raje”, Tierno dijo que “algunos” robos se inician cuando mandan a los niños a tocar el timbre para cometer un delito.

¿Algo mal?
El diputado Daniel Robledo (Pueblo Nuevo) le preguntó al ministro si consideraba que algo se hizo mal en el caso Garialdi, a lo que el funcionario señaló que “estamos en permanente análisis de gestión” y reconoció que “denuncia en términos de radicación formal” por el procedimiento en Lonquimay “no” hubo pero la policía actuó de oficio. Además, confirmó que el policía que disparó a Garialdi tuvo antes “una carpeta médica, pero los médicos le levantaron la restricción”.
En otro tramo de la exposición Tierno se refirió al cepo informativo y afirmó que los fiscales deben dar información a la prensa y cuestionó a los jefes policiales porque “muchos de ellos informaban antes a los periodistas que a los fiscales” ante un hecho delictivo.

Límites.
“Las respuestas que dio fueron confusas, dilatorias y evasivas. Tierno tiene un encono personal con los cazadores y eso seguramente tiene que ver con que tiene campos en la zona de caza de El Durazno. La muerte de Garialdi, la mutilación de la pierna de David Díaz, los ataques a niños y jóvenes, son límites que no podemos ignorar”, dijo Tindiglia.
En otro sentido, el ministro señaló: “Está actuando la justicia (en el caso Garialdi) para determinar si hubo o no miguelitos esparcidos en los caminos, si los policías estaban escondidos en la oscuridad a modo de emboscada. De todos modos de ninguna manera hay una orden para actuar de esa manera a los agentes de policía. Y yo esa noche no fui porque ya estaban el jefe y subjefe de policía y también el fiscal”.
Sobre el final, ante una pregunta de Ricardo Consiglio (Frepam), Tierno dijo que “no hubo una orden del jefe de la Policía ni mía ni del superior jerárquico sobre un desenvolvimiento a seguir, no hubo orden de usar armas de fuego”.

Tindiglia habló de “terrorismo de Estado”
En su exposición, el ministro Juan Carlos Tierno le dijo a Eduardo Tindiglia, cuando el diputado le enumeró los casos de violencia institucional, que forma de un espacio político que encabeza la ex presidente Cristina Kirchner y le recordó unos supuestos contactos del kirchnerismo para que Tierno vaya en la boleta con CFK en 2011. Enseguida, el legislador le respondió que CFK dijo alguna vez que “no compartiría un espacio político con una persona que le quema los pezones con un cigarrillo a otra persona”, como se señalaba en el libro “El Golpeador”, de Juan Carlos Martínez.
Tindiglia, en otro tramo, le criticó a Tierno que “cada vez que alertamos sobre recurrentes abusos se contesta que el tema está judicializado. La justicia debe ser independiente, pero su función no es proteger al poder, sino proteger del poder a los ciudadanos. Hay siete pedidos de informe, una interpelación y un pedido de juicio político en su contra”.
“Incluso muchos de los métodos utilizados son una repetición calcada del terrorismo de estado que hemos sufrido hace más de 30 años: la policía investiga sus propios hechos de violencia, se plantan pruebas, se disfrazan enfrentamientos, se rechazan hábeas corpus, no se investigan judicialmente los abusos policiales que la mayoría de las veces terminan con sobreseimiento o absolución. Hay una situación sistemática de abusos, sin posible desconocimiento del ministro”, añadió.

Sin preguntas por “mentiroso”
En el recinto, el diputado Darío Hernández (Frente Renovador) prefirió no realizar preguntas al ministro Juan Carlos Tierno pero sí afirmó que “es el único responsable de lo que sucedió en Lonquimay” en referencia a la muerte del cazador Santiago Garialdi. “Es una interpelación que nos duele a todos, porque hay un cazador que murió y no pudo defenderse. Donde quedaron los derechos humanos de los cazadores”, manifestó el legislador. Y agregó que Tierno “es un mentiroso, por eso no le voy a hacer ninguna pregunta y si tuviera un poco de dignidad se estaría yendo de esta Legislatura”.