Tierno declaró cuatro horas y no terminó

La indagatoria al ex jefe comunal, por abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, continuará la próxima semana. Durante su testimonio habría cargado contra Jorge.
Después de cuatro horas de declarar como indagado, o sea como sospechoso de haber cometido algún delito, el destituido intendente Juan Carlos Tierno se fue ayer del Palacio de Tribunales, en un taxi, custodiado por policías y envuelto en un huevazo, insultos, papeles mojados y panfletos con la leyenda “Fuera Tierno, que Santa Rosa no siga siendo golpeada”. El ex jefe comunal, a pesar de hablar mucho, no terminó de hablar, por lo que la próxima semana continuará compareciendo en la causa penal donde se investiga si él y su gabinete cometieron los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público cuando, el 17 de enero pasado, dictaron la resolución 21/08, por la cual aprobaron el presupuesto anual y la Ordenanza Tarifaria 2008 sin el aval del Concejo Deliberante.
Tierno llegó puntualmente a las 9 al Juzgado de Instrucción 2 para declarar ante el juez Carlos Flores. Lo hizo solo porque, por su condición de abogado, se autodefiende. A esa hora no había nadie del grupo de los llamados autoconvocados para escracharlo. La estrategia fue ir agrupándose a partir de media mañana. Pero los incidentes ocurrieron a las 13. En ese momento, desde el interior de Tribunales se dispuso reforzar la guardia policial y se solicitó un taxi para que el imputado no tuviera que irse caminando, ya que éste habría rechazado otra propuesta para trasladarse en un patrullero. No obstante, el taxi terminó siendo escoltado por otro vehículo con policías de civil. Incluso el propio Flores acompañó a Tierno hasta la calle.
De la indagatoria en sí trascendieron unos pocos detalles a través de allegados al ex intendente. Las fuentes se limitaron a confirmar que frente al juez repitió lo le había dicho a la prensa antes de entrar. Que el gobernador Oscar Mario Jorge estaba al tanto, y de acuerdo, con las medidas dispuestas por el gabinete al dictar el presupuesto de 106 millones de pesos y la suba promedio del 49 por ciento de las tasas municipales a través de la Ordenanza Tarifaria 2008, sin recurrir al C.D.

El “famoso” 67.
Desde lo legal, Tierno habría mantenido el mismo argumentos que tres de sus secretarios (Juan Carlos Fasce, Viviana Rodríguez y Oscar Vignatti) para decir que no violó ninguna norma al firmar la cuestionada resolución 21. Expresó que el artículo 67, inciso 9, de la Ley Orgánica de Municipalidades, le da facultades para actuar como actuó porque expresa que “constituyen atribuciones y deberes en general del Departamento Ejecutivo (…) dictar resoluciones durante el receso del Concejo Deliberante sobre materia de exclusiva competencia de este cuerpo, las que serán sometidas al mismo, quien tratará su sanción”. Como el Concejo, para él, estaba en receso y la aprobación del presupuesto y la Tarifaria es una facultad exclusiva de ese cuerpo, Tierno fue para adelante.
Los concejales del Frepam, al denunciarlo penalmente, dieron un argumento diferente. Recurrieron al artículo 37 de esa misma ley, que dice que “corresponde al Concejo Deliberante fijar anualmente el Presupuesto General de Gastos, Cálculo de Recursos y Ordenanza Tarifaria”, y especifica que si al 31 de diciembre ambas normas no fueran sancionadas, “se considerarán prorrogadas las que se hallaren en vigor”. Por eso la oposición sostuvo que el Ejecutivo debió prorrogar la Tarifaria 2007 hasta que se aprobara una nueva y negaron que el Concejo estuviera en receso, ya que había sido convocado a extraordinarias, aunque durante cinco llamados no haya podido reunir quórum.

Testigos de peso.
Todavía no hay nada definido, pero corren fuertes rumores de que la investigación sobre Tierno y su gabinete podría tener testigos de peso, lo que llevaría a que la causa tenga aún más impacto político. En ese listado tentativo figuran el gobernador Oscar Mario Jorge, el ministro de Hacienda y Finanzas, Ariel Rauschenberger, el ex presidente del Concejo Deliberante, el justicialista Daniel Lasa, asesores legales del municipio y hasta algunos ex concejales.