Tindiglia pide informe por la detención de dos menores en Pico

El diputado del Frente Pampeano para la Victoria, Eduardo Tindiglia, solicitó al Ejecutivo provincial que inste al Ministerio de Seguridad a que brinde detalles sobre la detención de un niño en un procedimiento policial en General Pico y por la intempestiva irrupción de efectivos en un colegio de la ciudad. El legislador señala que amerita una investigación porque “niños, niñas y adolescentes resultaron víctimas de atropellos y abusos por parte de la policía de la provincia de La Pampa”.
El pedido del guatrachense implica: conocer el nombre de las autoridades competentes que ordenaron cada una de las dos intervenciones; las medidas disciplinarias que se han tomado con posterioridad a cada uno de los hechos; y la políticas institucionales elaboradas y puestas en ejecución para prevenir nuevos hechos de estas características.

Denuncia.
El pedido de Tindiglia fue motivado, en primer lugar, por una denuncia que realizó el 20 de marzo pasado la secretaria de Cultura de la CTA Autónoma, Cintia Colombo. La gremialista señaló que en la EPET 2 de General Pico hubo un operativo policial sin orden judicial.
“Hubo un operativo policial por el secuestro de una moto supuestamente robada. El personal policial, en la investigación de un supuesto robo, se metió en el colegio sin orden judicial alguna para recuperar una moto. Adelante de los directivos y los docentes -quienes no impidieron el operativo- acusaron a un adolescente del supuesto robo”, señaló Colombo. Y agregó: “¿Qué significa esto, abuso de autoridad?. Me parece muy mal el accionar de la Policía porque ya están haciendo cosas fuera de la ley”.

Skate.
Por otra parte, el diputado describió que el 27 de junio, Matías López, quién se encontraba en la pista de skate de General Pico junto a sus amigos, relató por diferentes medios que policías los habían obligado a arrodillarse, con la mano en la nuca, provocándolos, como en la época de la dictadura militar.
“Anoche me tocó vivir este feo episodio a las 2 de la mañana a mí y a mis amigos. Hacía muchísimo frío y a la policía no le importo nada, ponernos de rodillas en el piso, con las manos atrás de la nuca como delincuentes, lo cual no lo somos. Porque la mayoría de nosotros trabaja o estudia, porque aspiramos a ser algo más que una persona con un traje que le brinda poder para abusar de las personas sin ninguna razón”, señaló López.

Compartir