“Todavía queda mucho por hacer”

“Todavía falta mucho que resolver desde lo legislativo, la justicia y el Poder Ejecutivo”, en cuanto a cuestiones de género, dijo el vicegobernador Mariano Fernández, quien agregó que “hoy sigue siendo víctima la mujer”, aunque “se han mejorado muchas situaciones”.
El presidente de la Legislatura se hizo presente ayer en la Sala de la Memoria para saludar a los agentes públicos presentes en la capacitación sobre perspectiva de género organizada por la Secretaría de La Mujer y el Procaap.
Argumentó que “desde el Poder Ejecutivo se está trabajando a través de proyectos, observatorios, trabajos en red, capacitaciones y en seguir dando visibilidad a algo que hace diez años atrás, o tal vez menos, estaba oculto”.

Diversos proyectos.
Mencionó, desde lo legislativo, que él mismo presentó cuando era diputado provincial, diversos proyectos, como el Registro de Condenados Sexuales que fue aprobado, que se constituya al Consejo de La Mujer como querellante en los delitos graves, la eximición del cobro de los gastos administrativos en los depósitos de la cuotas alimentarias, que aquellas mujeres de bajos recursos económicos se puedan constituir y ser defendidas por defensores generales y cambiar que las asignaciones familiares que perciben los empleados públicos, que lo cobre la mujer y no su marido.
Fernández pidió que en lo judicial “los procesos sean más rápidos, para que la víctima sufra menos, para que esté más contenida desde lo psicológico, lo social y en ciertos casos desde lo económico. La cuestión de violencia de género, no termina con la orden de restricción, no termina con irse de la casa, ahí empieza. Es entonces, que hay que buscar soluciones de contención, de contralor y de prevención”.

Visibilidad.
No obstante reconoció que “algo se ha hecho bien durante todos estos años, se ven condenas por violencia de género”, y la cuestión tomó visibilidad “a partir del trabajo de funcionarios responsables, de organizaciones intermedias, partidos políticos y de mujeres que se atreven a denunciar, pese a que en algunos casos, suele ser un calvario que hay que corregir. A veces la culpa la tienen quienes deben instruir en los protocolos necesarios para que la mujer no siga siendo víctima también de la administración”.
“Habrá que mejorar los concursos para que los jefes de área se les enseñe como actuar ante una situación de violencia”, propuso a los asistentes en el final de su charla.

Compartir