Trabajador consiguió una derivación al Fleni

DENUNCIA A UNION PERSONAL

Juan Carlos Lucero, esposo de Claudia, una paciente oncológica de 41 años, se encontraba con ella en Buenos Aires, donde hoy la iban a someter a una serie de estudios previos a la operación que le recomendaron los médicos que la atienden. El vecino había denunciado esta semana que la obra social Unión Personal se negaba a autorizar el traslado de su mujer a un centro de mayor complejidad de Capital Federal, tal como se lo habían recomendado el médico de la familia y un especialista en oncología.
“Después de la charla, la obra social se puso en contacto conmigo, pero gracias a Dios conozco una persona que tiene un gran corazón, que es Gladys Russel, y por intermedio de la profesora Norma Durango me consiguieron el turno lo más rápido que pudieron. La cuestión es que ya estoy en Buenos Aires, esperando el turno en el Fleni. Es un gran alivio”, dijo el vecino.
Su historia fue publicada por este diario e inmediatamente después se comunicaron con él desde la obra social para informarle que desde su central le habían autorizado la derivación. Para entonces, Lucero ya había acudido a la Justicia a través de un recurso de amparo.
“Por ahora me estoy manejando con la ayuda que nos están dando y después veremos cómo se hace cargo la obra social. Mi empleador me dio una gran mano por el tema de la plata y el empleador de mi señora también. Después, no sé, la tendremos que recuperar. Nos estamos manejando por medios propios”, dijo Lucero, quien agradeció la cobertura de este diario y de Radio Noticias 99.5.
A principios de esta semana, cuando las cosas no se habían resuelto aún, el vecino santarroseño había relatado que a Claudia le habían detectado hacía un mes un cáncer arriba del útero. El médico de su familia y un especialista en oncología le habían recomendado el traslado de su mujer a un centro médico de mayor complejidad debido a que si era atendida en Capital Federal tenía altas probabilidades de hacer una vida normal.
“Les pido que me ayuden, soy un empleado y si tengo que vender el modesto auto que tengo lo haré porque quiero salvar a mi esposa”, había dicho.