Trabajadores telefónicos protestaron en Santa Rosa

RECLAMAN POR TOPE DE 20% EN LA NEGOCIACION SALARIAL

Los trabajadores telefónicos están realizando volanteadas de protesta en demanda de una mejora salarial que no llega. El secretario general del Sindicato de los Trabajadores Telefónicos, César Montes de Oca, aseguró que se sienten desamparados porque los CEOs de las empresas a las que les reclaman hoy forman del gobierno nacional, concretamente en los equipos del Ministerio de Economía.
“Estamos con medidas de fuerza. Como percutor está la cuestión salarial, pero digo como percutor, porque la carga explosiva no tiene que ver con el salario solamente, sino con la estabilidad, con las inversiones que las empresas no hacen, con todo este aumento desmedido de tarifas que en la parte telefónica han sido brutales”, sostuvo.
Actualmente, las empresas Telefónica, Telecom, Personal, Movistar, Nextel y Claro manifiestan que no pueden otorgar aumentos que vayan más allá del 20%, explicó el dirigente, sin embargo, recordó que el gobierno del presidente Mauricio Macri las autorizó a subir el abono de la telefonía fija de 13 a 50 pesos, es un incremento muy superior al que ellos reclaman para sus sueldos, un 39 por ciento.

Abonos más caros.
El dirigente recordó que durante el último año de gobierno de Cristina Fernández, los empresarios de las telefónicas instaban al gremio a que realizara lobby para que se las autorizara a subir un 100% el precio del abono de telefonía fija, es decir, llevarlo de 13 a 26 pesos.
El anterior gobierno, recordó el dirigente, se los negaba y las exortaba a que echaran mano a las ganancias extraordinarias que obtenían con la telefonía celular para financiar las inversiones en la fija. “Los españoles decían que no iban a poner un solo peso de la telefonía móvil para invertir en la fija. Pasaron las cosas que pasaron en la Argentina, el gobierno cambió y la administración actual no concedió 13 pesos más, sino 50, es decir, tres o cuatro veces más de lo que ellos pretendían el año pasado”, relató.
A esto sumó los aumentos constantes que se producen en los abonos de telefonía celular, un servicio desregulado. “Las tarifas en las móviles aumentan todos los meses y nadie dice nada. Hay 60 millones de celulares en Argentina. El aumento de tarifas y la movilidad que le han dado a los ingresos ha sido bestial. Si las empresas el año pasado estaban teniendo una rentabilidad tal que era igual a lo que Argentina giraba como deuda externa hacia afuera, aproximadamente unos 7 mil millones de dólares, imaginate la rentabilidad que pueden tener este año”, sostuvo.

Juez y parte.
Lo peor de todo, para el telefónico, es que las empresas son juez y parte en el conflicto con los trabajadores. “Los CEOs de las empresas son los que nos gobiernan. La persona con la que nosotros hemos venido negociando las cuestiones de los trabajadores de Telecom, hoy es el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires. Los CEOs de Telefónica, forman parte de los equipos del Ministerio de Economía”, explicó.
El secretario general explicó que ante un conflicto gremial con las patronales, los trabajadores acuden a la mediación del Estado nacional, sin embargo, las mismas personas que hasta ayer eran altos directivos de las compañías telefónicas ahora ocupan cargos jerárquicos en el Estado. “La Argentina está gobernada por sus propios dueños. Esta dualidad genera en nosotros la sensación de que no tenemos los equilibrios que necesitamos. Esto es una incompatibilidad. Pero así son las cosas, entonces estamos como estamos”, disparó.
Las protestas del gremio telefónico se replicaron en Santa Rosa y General Pico, así como en distintos puntos del país. En nuestra ciudad, la manifestación comenzó a las 16.30. Uno de los puntos elegidos para la movilización fue la sede comercial de Movistar, en la calle Quintana, entre Pellegrini y Avellaneda. Allí cortaron la calle y tiraron bombas de estruendo.

Compartir