Tres años de prisión por golpear a su ex pareja

El juez de control, Gabriel Lauce Tedín, condenó ayer a César Luis Viñas a tres años de prisión de ejecución condicional por haber lesionado gravemente a quien era pareja su pareja. Además el magistrado le impuso a Viñas las obligaciones de fijar residencia, someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Orientación y Supervisión de personas en conflicto con la ley penal; abstenerse de relacionarse de modo alguno con la víctima ni de acercarse a menos de 200 metros de su vivienda, y realizar un tratamiento médico o psicológico.
El conflicto se resolvió partir de un acuerdo de juicio abreviado celebrado entre el fiscal Walter Martos, el defensor Marcelo Daniel Mangas y el propio imputado, un empleado municipal de 60 años que reconoció la autoría de los hechos.
La víctima no presentó objeciones al acuerdo, aunque dijo que a raíz de las lesiones sufridas y de su profesión, no ha podido volver a trabajar, encontrándose en la fecha aún en período de rehabilitación.

“No son horas de llegar”.
El 7 de abril de este año, en momentos en que la victima regresaba a su casa, Viñas ingresó detrás de ella, generó una discusión y la mujer le preguntó si “eran horas de llegar”. El se ofuscó y comenzó a tener actitudes violentas, la tomó de la ropa a la altura del pecho, presionó sobre su cuello y la arrojó sobre la mesa del comedor de manera violenta. Como resultado de la golpiza, la mujer terminó con una lesión en la mano derecha y en diferentes partes de su cuerpo.

Palabra del juez.
“Los hechos se encuentran debidamente probados habida cuenta de la descripción que brindara la propia víctima, lo cual resultó coincidente con lo asentado en el parte de novedades por la policía, que acudió al lugar constatando que la mujer se hallaba lesionada”, dijo Tedín en la sentencia.
“La damnificada presentaba una contusión en el quinto metatarso de la mano derecha, una leve tumefacción en el pómulo izquierdo, y dolor en el dedo índice de la mano derecha, agregando posteriormente que también presentaba la fractura del primer metacarpiano derecho”, agregó.
“Finalmente -dijo el magistrado- debe merituarse que la víctima refirió en una audiencia que la fractura en su dedo le impide llevar adelante sus tareas profesionales, lo que coincide con lo informado por el médico forense el 9 de mayo acerca de que el tiempo de inhabilitación para efectuar sus tareas habituales fue mayor a un mes calendario”.