Triste realidad

La oferta de esparcimiento de la estancia La Malvina ha quedado mutilada por varios incendios que se presumen intencionales. El domingo, poco después del mediodía, un ciclista debió apagar el fogón, ubicado a pocos metros del casco, que algunos desaprensivos visitantes dejaron encendido, agregando riesgo innecesario a la triste realidad de La Pampa en ese tema.