Un albañil, detenido

JUICIO DIRECTO

Un albañil de 31 años quedó detenido preventivamente en el marco de un procedimiento de juicio directo donde está imputado por el delito de robo simple en grado de tentativa, en dos hechos independientes que concursan en forma real entre sí, ya que presuntamente fue detenido por la policía “in fraganti”.
El sospechoso es Daniel Alberto Colombier, quien el lunes al mediodía fue aprehendido cuando salía de una vivienda de la calle Toscano Sur con un objeto debajo del brazo, del que se terminó despojando para intentar fugarse. La detención se produjo en Gentile y Pasaje Toscano. En ese domicilio a priori se constató una puerta de vidrio dañada y en otro contiguo, un ventanal abierto con signos de cortes en alambres internos. Al imputado se le secuestraron un par de zapatillas, un par de guantes y una tenaza.
En la audiencia del martes, el juez Daniel Sáez Zamora hizo lugar a la procedencia del juicio directo y dispuso la prisión preventiva de Colombier hasta la finalización del proceso, tal cual lo había requerido el fiscal Facundo Bon Dergham, quien planteó que existía peligro de fuga y de obstaculización de la investigación. La defensora oficial Silvia Annecchini, en cambio, se opuso a ello y solicitó una restricción de acercamiento. Además Sáez Zamora fijó para hoy una audiencia de ofrecimiento de pruebas.
Colombier, en su declaración, negó las acusaciones, dijo que había un artefacto tirado en la calle, pero que no lo tomó y que la policía lo golpeó y que lo detuvo en la vereda de su domicilio.

Probation.
En el otro legajo, el propio Sáez Zamora hizo lugar a la suspensión del proceso a prueba (o probation) a favor de Enzo Nicolás D’Antona por el término de un año, plazo durante el cual no deberá cometer nuevos delitos, tendrá que fijar domicilio -del que no podrá ausentarse sin autorización judicial- y estará obligado a presentarse los primeros días de cada mes ante la Oficina de Salidas Tempranas del Ministerio Público Fiscal.
D’Antona, de 19 años, fue detenido el lunes de la semana pasada cuando intentó abrir las puertas de un auto estacionado en Padre Buodo casi esquina Belgrano. Cuando la policía lo detuvo en flagrancia constató que tenía en su poder dos parlantes y un estéreo, objetos que habían sido sustraídos de un Fiat Spazio, que estaba en Urquiza entre avenida San Martín y Lisandro de la Torre.
Ese legajo también se tramitó por el procedimiento de juicio directo bajo la imputación de robo simple en grado de tentativa. El defensor oficial Pablo Maldini pidió que se le otorgue al joven el beneficio de la probation y ofreció 300 pesos como reparación del año. La fiscalía consintió esa propuesta y el dueño del Spazio aceptó ese dinero.