Un lento avance del Procrear

PROBLEMAS DE AJUSTES Y SALTOS DEVALUATORIOS

La nueva convocatoria de Nación alcanzó los 130.000 inscriptos, pero de los 90.000 seleccionados para continuar con la operatoria, a la fecha solo se han podido escriturar 3.696 viviendas.
A pesar de que el crédito hipotecario en general viene atravesando un muy buen momento, fruto del impulso que se le dio con la incorporación de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), no parece suceder lo mismo en el caso particular del Procrear.
Es que en el marco del Plan Nacional de Vivienda que oficializó la actual administración, el Procrear solo está dirigido a los grupos familiares que declaren ingresos de entre dos y cuatro salarios mínimo vital y móvil, o sea, entre $ 17.720 y $ 35.440.
Las dos operatorias más difundidas, “Solución casa propia” y “Construcción”, vienen con un tope en cuanto al monto prestable, admitiendo en el primero de los casos la adquisición de inmuebles de hasta dos millones de pesos, y en el segundo, la construcción de viviendas también por el mismo importe, siempre que no se trate de superficies mayores a los 80 metros cuadrados.
Sobre el monto que solicita el eventual tomador, debe descontarse el aporte no reintegrable del Estado nacional, el cual varía de acuerdo al puntaje con el que se califica al grupo familiar del interesado en función de su realidad socioeconómica, partiendo de un mínimo de $ 200.000 a un máximo de $ 400.000. También hay que deducir el 10% de la operación que debe integrar el tomador como ahorro propio.

Gran interés.
Cabe recordar que la versión “Solución casa propia”, habilitada solo para la compra de inmuebles, despertó un gran interés en la población, ya que alcanzó los 130.000 inscriptos en la convocatoria que cerró el 31 de marzo pasado, de los cuales unos 90.000 fueron seleccionados para continuar con la operatoria.
No obstante, a la fecha solo se han podido escriturar 3.696 viviendas, una porción muy escasa en relación a la cantidad de habilitados para hacerlo y al cupo disponible de 40.000 préstamos con subsidio para este año, de los cuales 25.000 son “Casa propia” y 15.000 “Construcción”.
Una de las causas por las cuales los créditos hipotecarios UVA bajo la modalidad Procrear vienen lentos tiene que ver con las dificultades que enfrentan los potenciales beneficiarios para acceder al préstamo.
En efecto, resulta difícil encontrar un tomador y su cónyuge que declaren ingresos por hasta $ 35.440 sobre los que no arrastren deudas anteriores, de modo tal de poder afectar hasta el 25% del ingreso, aún considerando que por efecto del subsidio la cuota termina siendo accesible.
Otro de los inconvenientes está relacionado con el ajuste del tipo de cambio y su incidencia en los activos inmobiliarios. Como las propiedades cotizan en dólares, al subir el precio de la divisa se incrementa el importe a pagar en pesos y con ello se aleja el sueño de la casa propia para el beneficiario del Procrear.
Y resolver la cuestión cambiaria en el Procrear no es tan fácil de hacerlo como en el caso del hipotecario UVA, que se ofrece por fuera del programa, es decir, por encima de los cuatro salarios mínimos.
En oportunidad de dar respuesta frente al salto devaluatorio previo a las PASO, algo que repercutió negativamente en aquellos que allí se encontraban por concretar una operación inmobiliaria con un hipotecario, se decidió incrementar la relación cuota-ingreso del 30% al 35% y de ese modo prestar más dinero para compensar la escapada del tipo de cambio.
Sin embargo, esto no es tan fácil de hacer en el caso del Procrear, ya que la limitante tiene que ver con el techo de ingresos que admite el programa.

Relanzamiento.
El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Iván Kerr, dijo que en septiembre tendrá lugar el próximo llamado a inscripción para los interesados en participar de la modalidad “Casa propia”, que se circunscribe a la compra de vivienda nueva o usada.
Es probable que se incorporen cambios, a los efectos de darle una mayor flexibilidad al programa, de modo tal de que se pueda incrementar la cantidad de préstamos a colocar.