Un óptimo contexto para invertir

COMO ADQUIRIR LEBACS DESDE UNA SUCURSAL BANCARIA PAMPEANA

Las famosas Lebacs son títulos que el Banco Central ofrece a los tenedores de pesos, de modo tal de absorber una gran cantidad de moneda, siempre que el interés que pague a cambio sea tentador para quien posee los pesos.
JUAN PABLO VIETA – El tan mentado “gradualismo”, que enfrenta por estos días al gobierno con los economistas más ortodoxos y hasta con parte del empresariado, es lo que en definitiva ha propiciado el negocio financiero del momento, la inversión en Lebacs.
Sucede que la tarea de domar la inflación se viene complicando, en virtud de que solo es realizada por el Banco Central a través de una política monetaria cada vez mas restrictiva, sin la colaboración del gobierno nacional, que debería cristalizarse por intermedio de una fuerte contracción del gasto público.
Está claro que detrás del déficit fiscal, que es la consecuencia de un Estado que gasta más de lo que recauda, hay derechos adquiridos que en caso de suprimirse no solo afectarían la calidad de vida de la población, sino que también erosionaría la legitimidad de la actual administración.
Entonces, como la reducción de esa diferencia negativa entre lo que el Estado eroga por un lado y percibe por otro es muy paulatina y moderada, y dado que la inflación es un fenómeno esencialmente monetario, el exceso de liquidez, o sea de pesos, debe ser retirado de la plaza para que no termine afectando el nivel general de precios ni el tipo de cambio.
Y es justamente aquí donde aparecen las famosas Lebacs, que son títulos que el Banco Central ofrece a los tenedores de pesos de modo tal de absorber una gran cantidad de moneda, siempre que el interés que pague a cambio sea tentador para quien posee los pesos.
La autoridad monetaria retribuye de distinta manera los diferentes plazos a los que ofrece estos títulos y ello tiene que ver con sus objetivos en materia de política monetaria. Puntualmente si lo que busca el Central es quebrar la expectativa inflacionaria, es lógico que ofrezca una tasa ostensiblemente alta al plazo más corto.

Como un plazo fijo.

Las Lebacs se licitan el tercer martes de cada mes y técnicamente funcionan como un plazo fijo en donde el capital y los intereses se acreditan al vencimiento. Cabe decir que no tienen riesgo, ya que las respalda el propio Banco Central. En otras palabras, el día que no se paguen las Lebacs, tampoco se devolverán los depósitos a plazo fijo.
Su comercialización se organiza de manera desdoblada. Existe un “tramo competitivo”, para inversiones superiores al millón de pesos, y un tramo no competitivo para las que no llegan a ese monto. En el primer caso, los interesados ofrecen como en un remate su dinero a un interés deseado, y el Central fija una tasa de interés de corte tomando así todos los fondos que respeten ese corte.
En el tramo no competitivo, se respetan las tasas de interés alcanzadas en el otro segmento, con lo que los pequeños ahorristas directamente aceptan las condiciones ya fijadas.
Según la última licitación, las tasas de interés hoy se encuentran en 28.75% a 35 días, 29.10% a 63 días, 29.25% a 98 días, 29.50% a 154 días, 29.60% a 218 días, y 29.60% también para los 273 días.

Negocio redondo.

Hoy el contexto para invertir en Lebacs es óptimo, dado que el interés que reportan es ostensiblemente superior a la inflación futura y a la expectativa en cuanto a la evolución que tendrá el tipo de cambio, lo que las vuelve más tentadoras frente al dólar.
Si se considera el Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el Banco Central, con datos recolectados en el mes de octubre, los cuales surgen de las proyecciones de los economistas más prestigiosos del país, de allí se desprende que la inflación en los próximos doce meses, es decir a octubre de 2018, será del 17.3%, y el dólar se ubicará en $ 19.80, alrededor de un 11.3% arriba que el precio actual.
Ello quiere decir que las Lebacs rinden alrededor de un 10% más que la inflación, ya que hay que descontar costos y comisiones, y más del doble que el dólar.
Justamente, esto es lo que fomenta el tan preciado “carry trade”, que dada la estabilidad cambiaria hacia el futuro, consiste en traer dólares del exterior, pasar a pesos para ir a Lebacs, y posteriormente volver al dólar.

Cómo comprarlas.

Tanto el Banco de La Pampa como el resto de las entidades están registradas en la Comisión Nacional de Valores para operar en el Mercado Abierto Electrónico, que es uno de los ámbitos donde se comercializan estos instrumentos.
Incluso el propio BLP coloca en Lebacs parte del dinero que los ahorristas depositan en plazo fijo y se hace de la diferencia entre la tasa que les retribuye a estos y la que el Central le termina pagando por invertir en esos títulos.
Para poder comprar Lebacs, el interesado debe tramitar la apertura de una “Cuenta Comitente”, que es donde se depositarán en custodia estos papeles. La cuenta se abre, en el caso de un empleado en relación de dependencia, con la fotocopia del documento, un servicio público a su nombre, y recibo de sueldo. Si es monotributista, deberá aportar la constancia de opción, y si se trata de un responsable inscripto, la declaración jurada de IVA.
Paralelamente, esa “Cuenta Comitente” debe estar vinculada a una caja de ahorros o cuenta corriente, que es desde donde saldrán los fondos una vez que el interesado le dé la orden de compra al oficial de cuentas. Considerando que las licitaciones son el tercer martes de cada mes, la orden tendrá que darse el lunes anterior. Cabe agregar que la misma cuenta de custodia sirve para invertir en acciones y títulos públicos, entre otras especies.

Costos bancarios.

Según lo que informa el Banco de La Pampa, la apertura de la “Cuenta Comitente” tiene un costo de $ 5 más IVA y la custodia de las Lebacs no tiene costo, a diferencia de los títulos de la deuda pública o las acciones que tienen un costo mensual de 0.03333% más IVA.
La comisión, que se paga al momento de comprar las Lebacs, es del 0.55% más IVA, y no hay un monto mínimo para invertir de acuerdo a lo que informa el propio banco.
En el Banco de la Nación Argentina, la apertura de una “Cuenta Comitente” tiene un costo de $ 27 más IVA y la comisión asciende a 0.70% más IVA. La custodia asciende a 0.10% más IVA por año.