Un centenar de estudiantes recorrerán el Atuel

ESTUDIARAN EL CAUCE DEL RIO

La secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, en conjunto con la Asamblea en Defensa de los Ríos de Santa Isabel, realizará el martes una jornada que reunirá a más de cien estudiantes de distintas localidades del oeste pampeano en una visita al río Atuel con el objetivo de llevar adelante un trabajo de campo.
“El martes 1 de septiembre vamos a recorrer el Atuel, analizar la zona, medir el cauce y realizar charlas técnicas con jóvenes estudiantes de las localidades de Santa Isabel y Algarrobo del Águila”, expresó Néstor Lastiri, secretario de Recursos Hídricos, al sitio InfoHuella. El funcionario subrayó que la jornada tiene por objetivo “reafirmar la conciencia en las nuevas generaciones sobre la problemática del río Atuel”.

“Los trasvases no son independientes”.
El diputado Martín Berhongaray (Frepam) aseguró ayer que “de ninguna manera” el gobierno de Mendoza está autorizado a avanzar en la ejecución de la obra Portezuelo del Viento ya que en función de lo que establece la Constitución Nacional debe intervenir el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).
Además, el legislador refutó al jurista sanrafaelino Aldo Guarino Arias quien sostuvo que el Tratado del Colorado de 1976 facultó a Mendoza a trasvasar 34 metros cúbicos por segundo desde el río Grande al Atuel. “Hace una lectura parcial y absolutamente incorrecta del Tratado”, advirtió Berhongaray.
Siguiendo en ese sentido, agregó que aquel acuerdo “adjudica a Mendoza ese caudal para derivar hacia la subcuenca del río Atuel, pero ata esa posibilidad a una segunda obra que es un trasvase compensador desde el río Negro hacia el Colorado de al menos 50 metros cúbicos por segundo”.
“Y con toda claridad -continuó-, el Tratado dice que esas dos obras deben ser coordinadas en tiempo, es decir que no son dos obras independientes entre sí, sino que todos los anteproyectos, proyectos y su ejecución debe hacerse en simultáneo bajo la estricta fiscalización de Coirco”.
La polémica por estas obras se reactivó en las últimas semanas cuando en La Pampa y Río Negro comenzaron a pedir los estudios de impacto ambiental objetando concretamente los efectos para el Colorado y sus poblaciones ribereñas.
Las últimas criticas llegaron desde la Mesa de Trabajo de Río Colorado, una entidad formada en 2012, que le reclamó al gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que adopte una postura frente al conflicto que prevén se producirá con el cauce del río si se construye la represa.
En el diario Río Negro, en tanto, Guarino Arias indicó que Coirco solo tiene facultades para controlar la obra de Portezuelo del Viento y que Mendoza puede disponer también del trasvase del río Grande al Atuel. Sin embargo, el diputado Berhongaray rechazó esa cuestión.

Portezuelo.
“De ninguna manera, ni el Tratado del Colorado ni la ley nacional 21.611 autorizan a Mendoza a avanzar con Portezuelo”, dijo el legislador, destacando que la reforma constitucional del 94 introdujo “un profundo” cambio de paradigmas en materia ambiental y la administración de los recursos naturales que son compartidos por dos o más provincias, como es el río Colorado.
“Ese significativo cambio normativo obliga a redefinir y ajustar a las nuevas exigencias un conjunto de relaciones que estaban fijadas con anterioridad, por ejemplo, la obra de Portezuelo del Viento que no puede hacerse sin el visto bueno de La Pampa, Río Negro, Neuquén, Buenos Aires y Nación. Y si en algún momento todos decidieran avanzar en la construcción, en función de lo que establece la Constitución Nacional, debe ser manejada por Coirco y no por Mendoza”.
Por último, con respecto a la política de vinculas los trasvases del río Grande al Atuel y del Negro al Colorado, Berhongaray añadió: “Se buscó favorecer una administración armónica de toda la cuenca y desde ya proteger al río Colorado, que es nuestra joya hídrica. Se buscó compensar los 34 metros cúbicos por segundo que se extraerían de alta cuenca con 50 metros de excelentísima calidad que debiera aportar el río Negro”.

Sin acceso a respuesta.
El gobierno de La Pampa aún no pudo acceder formalmente a los argumentos presentados por Mendoza en la contestación de la demanda iniciada en la Corte Suprema de Justicia de la Nación por el corte del río Atuel, que perjudica principalmente al oeste pampeano.
De acuerdo a una alta fuente de Casa de Gobierno consultada por LA ARENA, “hasta el momento, la Corte Suprema no ha corrido traslado de la respuesta del gobierno mendocino ante ese tribunal, ni fuimos notificados sobre esa cuestión en particular”. El representante de La Pampa en la causa es el Estudio Badeni de Capital Federal.
En mayo de 2014, La Pampa demandó a Mendoza solicitando que se declare el incumplimiento de aquella provincia a la sentencia del máximo tribunal de 1987 que la obligaba a negociar y celebrar de buena fe convenios para regular el uso del agua del río Atuel, considerado “interprovincial”.
Pidió además que se ordene el cese del daño ambiental en el oeste pampeano y la restitución del río Atuel, se fije un caudal fluvioecológico en forma inmediata considerando calidad y cantidad de agua para La Pampa y se exijan obras para optimizar los recursos de agua en el sistema de riego mendocino.
La provincia de Mendoza respondió el lunes 10 de agosto y el gobernador Francisco Pérez publicó por las redes sociales algunos de los fundamentos presentados ante la Corte. Entre ellos, el mandatario manifestó que “La Pampa no hizo obras de cuidado y tecnificación de riego en el norte donde llega el agua del Atuel; invirtió en relación al río Colorado”.
Además, remarcó que su provincia invirtió 150 millones de dólares en obras de impermeabilización de canales y en el Marginal del cauce interprovincial, que es punto central de un conflicto entre Mendoza y La Pampa desde hace años. También dijo que “Mendoza no retiene agua” y que “simplemente el caudal que llega al Atuel es cada vez menor”.
Mendoza también plantea que tiene derecho de regar 75.771 hectáreas, de acuerdo al fallo de la Corte de 1987, y que actualmente “los regantes no llegan a regar las 50 mil hectáreas en producción por falta de agua”, aunque se conoció que en realidad se otorgó permiso de riego a más de 100 mil hectáreas.