Un confuso episodio con una denuncia de violación

El personal de la Seccional Sexta pasó buena parte de ayer abocado a resolver un confuso episodio que incluyó una denuncia por violación contra una mujer de 37 años, aunque la damnificada, al menos hasta última hora, no había consentido la realización de la totalidad de los pasos necesarios para completar la investigación.
Según indicaron desde la repartición policial, sobre las 8.20 de ayer, personal de la misma Seccional dio aviso de una supuesta pelea de pareja en una vivienda de la calle Santiago Alvarez y Rucanelo. Cuando arribó al lugar una patrulla, dan con dos hombres y una mujer, la cual denuncia haber sido violada por uno de los masculinos.
Más tarde, ya en sede policial, la mujer, de 37 años, contó que esa noche había concurrido a un boliche bailable del centro y que del lugar se retiró con un grupo de entre cinco y seis hombres y otras cuatro o cinco mujeres, que improvisaron una fiesta en la vivienda en cuestión.
Con el correr de las horas, en el lugar habrían quedado tres hombres y la mujer denunciante. En esta circunstancia, según indicó la supuesta víctima, se habría producido la violación por parte de uno de ellos aunque sin intervención aparente de los otros dos.

Exámenes.
Tras la denuncia, la mujer fue derivada inmediatamente al Servicio de Sanidad Policial para que se le realizaran los hisopados correspondientes y demás toma de muestras para agregar a la causa. Sin embargo, siempre según refirió la fuente de la Sexta que fue consultada, la denunciante “se peleó con el personal médico” y se negó a realizarse los exámenes, aunque la fuente policial no brindó detalles de la razón esgrimida por la supuesta víctima.
En tanto intervino la hermana de la mujer, que se dirigió a la dependencia policial en su apoyo exigiendo al mismo tiempo la detención del acusado.

Causa y demorados.
Según se indicó desde la Policía, la causa cuenta con una denuncia policial por violación pero al menos hasta anoche, no se tenían las pruebas necesarias y de protocolo para completar el trámite judicial.
En tanto, los dos hombres que estaban con la mujer cuando arribó la policía a la casa de la calle Santiago Alvarez, quedaron demorados en un calabozo de la Sexta. Se trata del acusado, un hombre de 23 años, y de un amigo de éste, de 42, oriundo de Eduardo Castex.