Un hombre murió por monóxido

El pintor, de 45 años, dormía en su pieza cuando se intoxicó con el gas emanado del fuego prendido en uno de los muebles. Un flagelo que ocurre todos los inviernos cuando la temperatura baja y los hogares deben calefaccionarse.
Un hombre de 45 años fue encontrado sin vida ayer a la mañana tras inhalar monóxido de carbono mientras dormía en su vivienda ubicada en la esquina de San Juan y Joaquín Ferro. Según fuentes policiales, la víctima fue identificada como Hernán Vila, un reconocido pintor y albañil de Santa Rosa.
El jefe de la Brigada de Investigaciones, Marcelo Calderón, confirmó a LA ARENA que el cuerpo de Vila fue encontrado minutos después de las 9 por un hombre que lo fue a buscar para trabajar.
Tras encontrar al hombre sin vida, el vecino alertó a los efectivos de la Seccional Segunda quienes dieron aviso a los bomberos locales. Concurrieron además los agentes de la Brigada de Investigaciones y la fiscala Cecilia Martiní.
Calderón dijo que se incendió la cómoda que el albañil tenía al lado de la cama lo que provocó una gran cantidad de humo en la vivienda y la intoxicación con monóxido de carbono del hombre.
Si bien aún restan terminar con los resultados de las pericias, el titular de la Brigada de Investigaciones estimó que el fuego pudo haber sido provocado por un cigarrillo o por una estufa eléctrica.
"Vila dormía, y estaba solo, cuando inhaló el gas tóxico y al despertar estaba muy descompuesto y no pudo recuperarse", completó Calderón.
La víctima vivía solo en su pequeña vivienda, que tenía un patio interno, y trabajaba en el barrio Procrear de Santa Rosa.

Muerte.
A esta altura del año, con la temperatura en descenso, los vecinos tienen la necesidad de calefaccionar sus hogares. Durante los inviernos de los últimos años, las crónicas policiales de los medios periodísticos de todo el país reflejaron la cruda realidad de personas que murieron por la intoxicación con monóxido de carbono. La exposición a concentraciones elevadas de este tóxico, puede resultar mortal en períodos muy cortos de tiempo, sobre todo en espacios que están cerrados.
De acuerdo con los especialistas, el monóxido de carbono es un químico producido que surge a raíz de la combustión incompleta de gas natural u otros productos que contengan carbono.
Cuando una persona inhala monóxido de carbono, el tóxico reemplaza el oxígeno en la sangre y, como consecuencia, el corazón, el cerebro y el cuerpo sufren ese faltante.
Los síntomas de un intoxicado varía pero los más comunes, en los casos en que se llega a salvar una vida, son los problemas respiratorios (incluyendo la ausencia de la respiración y dificultad respiratoria rápida), dolor en el pecho, coma, convulsiones, mareo y somnolencia, entre otros. Si una persona inhala el tóxico, debe salir a tomar aire y buscar ayuda médica de manera inmediata.