Una medición incompleta por pobreza e indigencia

INDEC HIZO EN LA PAMPA UN RELEVAMIENTO CON FALTA DE DATOS

Juan Pablo Vieta – Los datos de ingresos no están completos, entonces la muestra del organismo nacional no puede describir de manera acabada al conjunto de los habitantes que pretende representar.
Hacia finales del pasado mes de marzo, más precisamente cuando el Indec dio a conocer el informe de pobreza e indigencia correspondiente al segundo semestre de 2016, con sorpresa los pampeanos nos desayunamos con que nuestra provincia estaba más complicada que Formosa en la materia.
Haciendo caso omiso a los alarmantes niveles que alcanzan los indicadores de mortalidad y desnutrición infantil en la provincia norteña, fruto del delicado contexto social por el que atraviesa desde hace años, el Indec llegó a confirmar incluso que aquí en La Pampa la tasa de indigencia es más de dos veces superior a la de Formosa.
Concretamente el informe señala que al cierre de la segunda parte del año pasado la pobreza en La Pampa afectaba al 32,8% de la población dentro de la cual el 7,3% se consideraba indigente, cuando en Formosa, por caso, la pobreza era del 28,3% entre los que se contaba un 3,6% de indigentes.
Ahora bien, si se analizan los registros correspondientes a la recolección de los datos en cada uno de los 31 aglomerados en los que se realiza el relevamiento se puede concluir que en el caso puntual de Santa Rosa-Toay los ingresos de las personas que residen en los hogares que forman parte de la muestra no fueron correctamente informados.
En efecto sobre un total de 1.124 registros del aglomerado Santa Rosa-Toay, solo en 490 se pudieron recolectar datos de ingresos, es decir que hay un 56.4% del total de la muestra pampeana que no reporta información en materia de ingresos. En contraste, la muestra formoseña aportó en su mayoría la información correspondiente a ingresos ya que solo un 7% de la misma no lo hizo.

Cómo se mide.
Básicamente la pobreza y la indigencia se releva en el marco de una investigación que combina los valores que reportan la Canasta Básica Total (CBT), una cesta de bienes alimentarios, no alimentarios, y algunos servicios, y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), conformada solo por alimentos; con la información de ingresos de los hogares proveniente de la Encuesta Permanente de Hogares.
Entonces como el importe que insume la adquisición de la Canasta Básica Total es lo que requiere una familia para no ser considerada pobre, y lo que demanda la Canasta Básica Alimentaria es lo que se necesita para no ser indigente; se contrasta dentro del total de los datos de ingresos recolectados sobre cuántos son los que no cuentan con el dinero para hacerle frente a dichas cestas.
En consecuencia, aquel hogar que no pueda adquirir la CBT será computado como pobre y en el caso que tampoco alcance a hacerse de la CBA será tabulado como indigente.

Datos incompletos.
Según un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, Santa Rosa-Toay, junto a Neuquén-Plottier y Gran Rosario fueron los tres aglomerados donde escasearon la mayor parte de los datos correspondientes a ingresos, al punto de que en todos los casos más de un 55% de la muestra no los aportó.
En la otra punta, en cambio, Formosa fue junto a San Luis-El Chorrillo, Jujuy-Palpalá, y Salta de los aglomerados que más contribuyeron en cuanto a información de ingresos con solo menos de un 10% de la muestra que no lo hizo en todos los casos.
No es casualidad, en consecuencia, que además de Formosa, también San Luis y Jujuy tengan menos pobres que La Pampa, y que Salta tenga una tasa similar a la nuestra.
La estadística inferencial supone que a partir de la comprobación de una serie finita de casos se puede llegar a conclusiones que sean representativas de un conjunto más grande del cual se extrajo esa serie finita en cuestión.
Sin embargo en este caso en particular las conclusiones, o sea la tasa de pobreza e indigencia para La Pampa, son de una dudosa calidad ya que al no estar completos los datos de ingresos, la muestra no puede describir de manera acabada al conjunto de los habitantes que pretende representar.