Una multitud y buenas ventas

CERRO LA EXPO VIVERO: MAS DE 30.000 PERSONAS

La muestra que reúne a viveristas y comerciantes de plantas de la provincia superó las expectativas de los organizadores. Hubo quienes agotaron sus producciones y se quedaron sin nada por vender.
Con un clima inmejorable cerró ayer la sexta edición de la Expo Vivero que se desarrolló durante el fin de semana en el Jardín Botánico Provincial. El evento reunió a más de 30.000 personas que durante el sábado y el domingo arrasaron con las ventas. Basta un solo dato para dar cuenta de la magnitud del éxito que cosechó la muestra: por la cantidad de autos que colapsaron la calle Chimango y parte de la avenida Perón, la guarnición militar de Toay cedió parte de su predio e improvisó allí un estacionamiento para los cientos de autos que se acercaron ayer hasta el botánico.
Desde muy temprano familias enteras llegaron hasta el predio cargando reposeras y mantas para improvisar un picnic debajo del caldenal. Hubo quienes aprovecharon el servicio de proveeduría para abastecerse de comidas y otros que llevaron sus propias provisiones en conservadoras. Entrada la tarde, a la hora del mate, largas colas se formaron en los puestos para conseguir alfajores de maicena y tortas de todo tipo.
En la jornada del sábado la expo había reunido a más de 10.000 personas y los organizadores se ilusionaban con superar el número del año pasado, 26.000 en total. Desde la Municipalidad de Toay informaron anoche que “se superaron cómodamente los 30.000 asistentes”. El intendente Ariel Rojas celebró el “trabajo conjunto con Provincia” y que “se siga manteniendo la exposición después de 6 años de trabajo en un lugar que estaba prácticamente abandonado”.

Expositores.
“Traje más de 2.500 plantines y me están quedando menos de 300, la mayoría de aromáticas. Si hubiese traído dos millones de plantines de tomates cherry seguro los vendía. La verdad es que las ventas fueron impresionantes, mucho mejores que el año pasado. Si bien hay cosas que traen de afuera, como las flores y las plantas grandes, para los productores como yo, que hacemos todo artesanalmente, esto es un empujón grande”, dijo a LA ARENA uno de los expositores.
Otra de las expositoras que vende macetas de distintos tamaños pintadas a mano dijo: “La verdad es que me fue muy bien. Traje 130 macetas y ahora me quedan menos de 20. Quizás en un rato se me acaban por completo”.
Otra mujer toayense, vendedora de cactus pequeños también reconoció las mejorías en las ventas respecto del año anterior: “Traje 8 cajones cargados con las distintas variedades de cactus y no me quedó más de uno. Todo un éxito”.
Al igual que el sábado, ayer hubo capacitaciones en la carpa del Ministerio de la Producción. También números artísticos: se presentaron los acróbatas de Malabaryarte Circo, el niño cantor “Panchito” Servetto y el Grupo Amalaya. El cierre estuvo a cargo de Thomás Vázquez.

Compartir