Una reconocida panadería

Allá por los años ’60 abrió sus puertas la panadería “Oeste”, un comercio que hasta hoy en día permanece en la calle Juan B. Justo
Don Alejo Depetris -hoy con 95 años bien llevados- edificó con sus propias manos el local, porque se había dedicado a la construcción hasta que se convirtió en panadero, para ejercer el oficio durante más de 40 años.
En su época la panadería Oeste fue reconocida en toda Santa Rosa, y luego, en simultáneo la familia Depetris tuvo también la Confitería Bambi, sobre Avenida San Martín. “Fueron años de mucho trabajo y sacrificio y paralelamente de mucha vinculación con la vecindad. Allí crecí junto a mi hermana Alicia (esposa del “Ruso” Ricardo Di Nápoli), con mis primos Costabel, Depetris, Bertolini, mis amigos-vecinos: los Carasay, Navarro, Aquaroli, y tantos más”, rememora José Carlos.
La cuadra de la panadería y el corralón de leña se convirtió, prontamente, en el “teatro de operaciones” de todos los pibes del barrio, y por supuesto también el baldío de Juan B. Justo y González (hoy convertida en la placita de barrio) para el fulbito en la que él no se destacaba; y las inocentes travesuras de una Santa Rosa tan pero tan distinta.
Aprendió de su padre el oficio de panadero y también la dedicación a ese trabajo, en realidad una actitud de vida tan característica de los italianos; obviamente junto a la importancia de la familia.