Una madre acusó a su hijo de haberle matado a otro hijo

María Irma González aseguró que su hijo Mario fue ultimado por otro hijo suyo y un amigo. Sostuvo que, más allá del dolor que siente, pretende que se haga justicia. Reveló que su hijo la “amenaza de muerte” para que se calle.
El asesinato de Mario Osvaldo Ramal, cuyo cuerpo apareció el año pasado semienterrado en el oeste de nuestra provincia, sigue dando tela para cortar. Ahora, su madre María Irma González, acusó a su otro hijo, Raúl Armando Ramal; y a un amigo de éste, José Antonio Guajardo, de ser los autores materiales del homicidio. “Yo conozco desde adentro la historia por eso sé que mi hijo y su amigo mataron a Mario. Lo tengo que decir pese al dolor que siento. Pretendo que la justicia no se equivoque porque por ahí termina condenando a personas que para mí nada tienen que ver con este hecho: quiero que detengan a los asesinos”, reclamó González en esta redacción, minutos después de denunciarlos penalmente en la Fiscalía 5 de Santa Rosa.

Macabro hallazgo.
Mario Ramal, de 29 años, habría sido visto por última vez el 1 de junio de 2006 en San Rafael, Mendoza. Luego de varias sospechas y versiones en torno a su posible muerte, su cadáver apareció el 20 de febrero del año pasado sobre la banquina de la ruta nacional 151, a unos 30 kilómetros al sur de Algarrobo del Aguila. El macabro hallazgo fue protagonizado de manera fortuita por una turista que circulaba por la zona y decidió detenerse para descansar unos minutos. Al levantar su vista vio a la distancia una figura similar a la de un zapato que emergía de la superficie, sin estar convencida de lo que le parecía tener frente a sus ojos decidió caminar unos pasos y despejar las dudas. Pero su sorpresa fue enrome cuando constató que se trataba del cuerpo sin vida de un hombre que llevaba enterrado unos seis meses. Tenía dos balazos en la cabeza.
Según González, el crimen se produjo el 30 de mayo de 2006, ese día vio por última vez a su hijo. “Mario almorzó en casa y luego se fue. Recuerdo que estuvo conmigo tres horas en las cuales fue varias veces hasta el departamento de su hermano (Raúl) que vive al fondo de mi vivienda. Cada vez que venía me contaba asombrado que su hermano y Guajardo no paraban de consumir bebidas blancas y drogas”.

“Camino alternativo”.
La mujer relató que ese día subieron a Mario Ramal a su Chevrolet S-10 -que desapareció- y lo llevaron por un ‘camino alternativo’. “Estoy convencida de que ese mismo día lo mataron porque lo empecé a llamar y su teléfono ya no funcionaba”.
-¿Cuál le parece que fue el móvil del homicidio? ¿tenían diferencias?
-Más allá de algunas peleas anteriores, pienso que lo mataron para robarle la camioneta. Es más, te diría que lo llevaron muerto hasta el sitio, donde nueve horas después lo enterraron, como consta en el expediente de la causa.
-¿Cuándo volvió a ver a Raúl?
-Cinco días después del crimen apareció junto al amigo (Guajardo) en su auto Fiat 600. Tenía una barreta, de unos sesenta centímetros, que había desaparecido de mi galpón hacía tres días.
-¿Le preguntó por Mario?
– Cuando le pregunté por él me contestó a los gritos y con agresiones. Me advirtió que no lo iba a ver más porque estaba muerto y enterrado: lo mató la mafia, me dijo. Al poco tiempo ingresó a mi comedor y comenzó a arrojar fotos de Mario sobre la mesa y algunas al fuego y me decía: ahí lo tenés, miralo en fotos porque no lo vas a ver nunca más con vida.

Chofer.
La víctima fatal hacía unos meses que se había radicado en la ciudad mendocina de Malargüe, donde vive su familia, después de permanecer unos años en Rincón de los Sauces, Neuquén, donde era chofer de un utilitario que transportaba trabajadores petroleros. “Decidió volver a Mendoza para vivir un poco mejor”, dijo González, quien denunció que Raúl la “vive amenazando de muerte” para que no haga ninguna presentación en la justicia. “Me llama y me envía mensajes de textos amenazantes, pero yo voy a seguir adelante porque quiero justicia”, afirmó.
Por este hecho se inició una causa en el Juzgado de Instrucción 1, de Gustavo Jensen, la cual ahora se encuentra radicada en la Cámara en lo Criminal 2. Tiene dos imputados y procesados por el homicidio: Osvaldo Abel Bustamante y Ramón Juárez. En esta misma causa Raúl Armando Ramal fue indagado y sobreseído en el Juzgado 1. Guajardo, en tanto, nunca fue llamado a declarar.