Una moratoria compensa baja en recaudación

Salvo la demora en el pago de proveedores por la baja recaudación de los meses de verano, desde la comuna santarroseña se informó que se está compensando esa disminución de ingresos con el buen nivel de aceptación de la moratoria. Ya se llegó a un total de siete millones de pesos a pagar en cuotas por parte de los frentistas-deudores.
Al promediar su gestión, Larrañaga dejó de solicitar anticipos de coparticipación a la Provincia. Según fuentes de Hacienda comunal, la única asistencia del Centro Cívico por fuera de la coparticipación se limita a afrontar parte del aguinaldo y del pago del estímulo.
Históricamente la Provincia se hace cargo de gran parte de los aguinaldos y de los estímulos de fin de año que pagan las comunas pampeanas. En el caso de la santarroseña, se informó que en materia de recursos por coparticipación, en sus distintos tipos, las partidas se ajustan a los índices de distribución establecidos por ley.
A raíz de las quejas del intendente Larrañaga sobre la actitud del gobernador Jorge de no aportarle recursos para determinadas obras, en los últimos días tomó más fuerza que la administración Larrañaga sufría la “venganza” del gobernador porque el jefe comunal había dejado de pertenecer a Compromiso.
Oficialmente, LA ARENA recibió la respuesta contable de los fondos que ingresan a las arcas municipales. Las dificultades principales radican en la baja recaudación de los primeros meses del año, situación que repercute en el pago de proveedores y una demora en este caso que supera los tres meses.
Desde Hacienda de la comuna se informó que para compensar ese menor ingreso de recursos se extendió la moratoria, la que hasta ayer había sumado alrededor de siete millones de pesos de frentistas que se acogieron al pago de las obligaciones hasta en 24 cuotas.