Una “propuesta indecente”

El millonario desfalco a Atlético Santa Rosa sigue generando situaciones increíbles: el ex presidente de la entidad Miguel Angel Gómez, condenado por la Justicia por haber defraudado a la institución por una suma millonaria, ahora pretende “devolver” 30 hectáreas que eran del club a cambio de que se desista de toda actuación judicial en su contra.
Cabe recordar que oportunamente la Cámara en lo Criminal nº 1 aceptó el juicio abreviado a  favor de los tres ex dirigentes del Club Atlético Santa Rosa que confesaron haber defraudado a la institución, en forma continuada, por una suma millonaria.
Con esa resolución, el ex presidente Miguel Angel “Huevo” Gómez, el ex prosecretario Jorge Omar “Toro” Sánchez y el ex protesorero Raúl AlbertoTalmón resultaron condenados a tres años de prisión en suspenso, que es la pena que habían arreglado con el fiscal subrogante Jorge Marcelo Amado. Así evitaron una eventual sentencia a prisión efectiva, que era el riesgo que corrían si hubieran ido a un juicio oral y público. Eso en lo que concierne a la instancia penal, porque las causas civiles siguen en pie.
Hay que recordar que el Club Atlético Santa Rosa se halla en “quiebra” y que es administrado por el Organo Fiduciario designado por la justicia provincial, que integran el abogado José Luis Moslares, el contador Leopoldo Bonaveri y el profesor Hugo Zorzi.

Increíble propuesta.
La cuestión ahora es que se conoció que Miguel Angel Gómez propuso devolver los terrenos de la ruta 5 que figuran a su nombre a cambio de quedar “limpio de todo”. Las tierras habrían sido compradas con dinero del club.
La increíble propuesta, que la doctora Mirtha Lilia Martín Alí calificó lisa y llanamente como “propuesta indecente” habría sido aceptada por los socios. Martín defiende a Sergio Luis Montero, que tiene una propiedad aledaña a los terrenos que hoy Gómez pretende “devolver” al club, y del que levantaron una importante capa de tierra fértil para rellenar los linderos.
A través de sus abogadas María Cecilia Martín y María Anahí Brarda, Gómez dice que la formula “dejando constancia” que eso no significa “reconocer hechos ni derechos y al solo efecto conciliatorio”. No sólo que habrían sido pagados con fondos del club, sino que además Gómez pretende quedar libre de toda responsabilidad. Sostiene que es simplemente un gesto para terminar con la cuestión y arreglar definitivamente el entuerto y que lo dejen tranquilo.

Vender para pagar honorarios.
Dicen las abogadas Martiní y Brarda que se entregarían en pago a Atlético Santa Rosa “y por todo concepto las hectáreas pertenecientes” a Gómez, “ubicadas a la vera de la ruta nacional nº 5” debiendo el club desistir de todas las acciones iniciadas contra aquél. Y agregan que “previo a ello deberá disponerse de la venta de una parte suficiente de las mismas a fin de cancelar definitivamente los honorarios que se regulen judicialmente”, como las contribuciones a oblar a la Dirección General de Rentas y Caja Forense que correspondiere.
Es decir que la entidad debe comprometerse a desistir de las actuaciones judiciales que le sigue a Gómez “por daños y perjuicios”, y quedaría a su cargo el pago de los honorarios de todos los profesionales intervinientes y que se regulen judicialmente. Implicaría también que el Club Atlético Santa Rosa no tendría “más nada que reclamar por los daños y perjuicios supuestamente sufridos y/o surjan de las acciones incoadas contra Miguel Angel Gómez y su hijo Gastón Ariel Gómez.
Increíble, pero cierto. Esa es la propuesta.

¿Quiénes cobrarían?
Con la venta de parte de las 30 hectáreas debieran cobrar precisamente ambas abogadas que pretenderían algo así como 75 mil dólares; los integrantes del Organo Fiduciario, José Luis Moslares, Leopoldo Bonaveri y Hugo Zorzi; y los abogados Laura Cagliolo, Federico Luis Moslares, Román Molín, Sergio Sánchez Alustiza y Carlos Alfredo Reale.
Sánchez Alustiza, quien cobraría $ 40.000, y se le deben regular más honorarios, es hermano de Jorge “Toro” Sánchez, uno de los tres que estafaron al Club Santa Rosa.
El Organo Fiduciario, a través de José Luis Moslares le hizo llegar a Mauricio Marusich (dirigente albo) la propuesta de Gómez. Así señaló que Román Molín “aceptaría en pago de sus honorarios la entrega de 3 hectáreas de la superficie de 30 que entregaría Gómez a la entidad; Brarda y Martiní, como se indicó, estiman sus honorarios en 75 mil dólares (eso sí admitiendo que se les haga una contrapropuesta), y los doctores Caglioli y Federico Luis Moslares se ajustarían a la regulación judicial.
El Organo Fiduciario nada dice de Sergio Luis Montero –a quien en la gestión de Gómez le sacaron una capa importante de tierra fértil de un predio lindero– a quien se le deben casi $ 140.000, y de su abogada Mirtha Martín a quien se le adeudan alrededor de $ 30.000.
“De nosotros no se acordaron en ningún momento”, expresó Martín sumamente molesta con la situación.

Para socios, propuesta atractiva.
Otro dato imperdible es que Mauricio Marusich, al dirigirse al juez de la causa, señala que la propuesta de Gómez fue debatida con socios de la entidad y el Organo Fiduciario. Sostiene que si bien Atlético Santa Rosa debiera hacerse cargo del pago de honorarios profesionales (los antes señalados) resulta atractiva” para los integrantes de la comisión directiva y los socios que participaron de la reunión.
¿Quiénes estuvieron? Bonaveri y Zorzi por el Organo Fiduciario (no concurrió José Luis Moslares), y los señores Marusich, Melián, Seibel, Villegas, Ferretti, Sánchez Alustiza y Reale por el Club Atlético Santa Rosa.